50 SOMBRILLAS DE NASS




Aprovechando el tirón mediático de la trilogía de moda, he decido escribir sobre el mismo.
Quisiera obviar los detalles, como obra literaria, ya que tengo muy poco o nada que destacar. 



La primera vez que escuché hablar de este libro, me lo presentaban como "pornográfico", como lo mejor que se había escrito, por encima del Quijote. Me hablaron tantas maravillas del libro, que me armé de valor y... tiempo y me puse a leer sus 1792 páginas.

Con el primer libro, la verdad que me quedé "satisfecha". Una novela erótica, con unos toques de misterios que me llegaban a intrigar. Un libro diferente, con unos toques de erotismo y perversión inusuales.

Cuando comencé con el segundo libro, todo cambió. De repente era más de lo mismo, pero comenzó a transformarse en una novela romántica más. Comenzó a recordarme aquella película dónde una prostituta se enamoraba de un rico, RECUERDAN???. ¿Quién tiene un helipuerto en la azotea de su casa?

Intenté no desilusionarme y continué con el tercero. Pero a mitad del libro, sentía la misma sensación que podría tener cualquiera, que se sienta a ver una película porno, y espera que los protagonistas se casen al final.

En ese punto fue cuando empecé a entender porqué la autora del libro, tardó tan solo un año en escribir la trilogía al completo. Pero tan solo es mi humilde opinión. Y por el revuelo que ha causado, sobre todo entre las féminas, creo que voy contracorriente. Un revuelo que ha hecho millonaria no tan solo a su escritora, sino también a las editoriales vendiendo más de 31 millones de copia por todo el mundo.
Han aprovechado, y han sacado un CD de música. Música clásica, ideal para practicar sexo desenfrenado.
Y cómo no, la tan esperada película, que se estrena esta semana en nuestro país.

Pues yo no voy a ser menos, y me voy a subir al carro del tema de moda para hablarles, no solo sobre la opinión del libro, sino del tema central del libro,el BDSM.
Muchos de ustedes, conocerán esta terminología, pero para los que no, les cuento brevemente.

BDSM corresponde a las siglas; Bondage, Disciplina y Dominación. Sumisión y Sadismo y Masoquismo. Ahora veamos cada una de ellas por separado.

Bondage: son los denominados encordamientos que se utilizan en los juegos eróticos. Pueden ser diversos como esposas, cuerdas, cintas, cadenas....y en muchas ocasiones se incluyen también mordazas.

Disciplina y Dominación: práctica centrada en el dominio de una persona sobre otra, pero siempre regida por una serie de acuerdos entre ellos. Suelen definirse previamente los límites, e incluso una palabra clave de seguridad, que en el caso que el daño físico se exceda, nombrarla para parar dicha práctica. En esta práctica, ambos sienten placer, o bien siendo dominantes o bien siendo sumis@. La palabra Disciplina incluye dentro de la terminología sexual las flagelaciones.

Sumisión y Sadismo: con el término de sumisión, como bien señalamos antes, hace referencia a que la persona siente placer obedeciendo las ordenes de su am@.
El sadismo en cambio es muy diferente. La persona siente placer infligiendo daño a la otra persona, ya sea de manera física, como psicológica e incluso con humillaciones. 
El Marqués de Sade, escritor francés, fue quien dio nombre a esta práctica sexual. Este "señor", permítanme usar esta terminología para hacer referencia a él, tiene en su curriculum, una gran cantidad de relatos y cuentos eróticos como escritor, pero como persona también obtuvo ciertos méritos, entre ellos estar condenado a pena de muerte por delitos sexuales, estar encarcelado por sus crueles prácticas sexuales, sus torturas, e incluso estuvo ingresado en más de una ocasión en centros psiquiátricos.
Cuenta la leyenda, que llegó a matar a varias prostitutas en una de sus orgías sádicas, por sus torturas, y la ingesta de la "Mosca española", un pequeño escarabajo que se utilizaba en la época con efectos altamente estimulantes como afrodisíacos.

Masoquismo: definida como "perversión" centrada en encontrar el placer en ser maltratado o humillado. Solemos utilizar esta expresión "tú lo que eres, es masoquista", haciendo referencia que nos gusta que nos ofendan o nos deshonren.

Una vez clarificados los términos del tema central de dicho libro, debo señalar que estoy totalmente a favor de la liberación sexual de la mujer, y creo que existen hoy por hoy muchos mitos, muchos tabúes y sobre todo muchos descalificativos para toda mujer que decida vivir su vida sexual con total naturalidad y sin tapujos. Pero después de definir cada concepto de los que se plantean, me da la sensación que hemos pasado de una sociedad totalmente reprimida, a un extremo totalmente opuesto.

Defenderé por encima de todo la liberación sexual, de hombres, de mujeres, de las PERSONAS, pero con conocimiento de causa. Porque el BDSM, no es una moda, es un estilo de vida, una forma de pensar y sentir.
Que cada uno viva su sexualidad como quiera, como necesite, como sienta, como le plazca...sin importarle lo que opine el vecino, y sobre todo, que el vecino mantenga la misma mentalidad. Es hora que todo ser humano sea libre en todos los ámbitos de su vida, tanto en el ámbito privado, como en el público, eso sí, manteniendo una escala de valores, que nos permita vivir en armonía dentro de la sociedad. 

A raíz de la publicación de esta trilogía, han salido como de debajo de las piedras 1001 libros con la misma temática. Con un público casi exclusivo de mujeres, generando una nueva era para ellas. Rompiendo barreras, rompiendo moldes y lanzando un grito de libertad para muchos años de prejuicios y represión que han tenido que sufrir. 
Si esta es, solamente la punta del iceberg, para que muchas mujeres puedan "formar corros" en las cafeterías, puedan compartir sus experiencias sin escandalizarse, sin ser mal vistas, o sin ser juzgadas, bienvenido sean los centenares de libros publicados con esta temática. Pero seamos más críticos y esperanzadores, y que tan sólo no se quede en literatura, en sinopsis de libros, ni en argumentos de estanterías.

Si quieres comentar, publicar, criticar, ponerme a parir, no olvides dejar tu comentario o bien mandarme un email.

Les quiero con mucho HUMOR.





2 comentarios:

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero