¿CÓMO SABER SI MI PAREJA FINGE LOS ORGASMOS?

3, 2, 1... ¡Rodando!

En el cine y en la cama es donde mejor se actúa, ¿no creen?


Tod@s sabemos que las mujeres son las que se llevan los mejores Oscar en el lecho del amor, pero no se crean que los hombres están exentos y  se libran de alcanzar también estatuillas a la hora de fingir orgasmos. Quizás la proporción es menor, debido a que es mucho más complejo... ya me entienden, pero... haberlos los hay. Esto es más común de lo que pensamos, ya que es como conjugar verbos; yo finjo, tú finges, él/ella finge, nosotr@s fingimos, vosotros/ustedes fingís, ell@s fingen.

Vamos a explicar brevemente que es un orgasmo; es la sensación física y emocional que se experimenta en el punto máximo de placer sexual. Es la descarga de tensión sexual, en el ciclo de respuesta sexual. Se caracteriza por contracciones musculares rítmicas, proporcionando placer en los órganos sexuales y por la estimulación de los mismos. Las características físicas más comunes son espasmos musculares y una repentina sensación de euforia entre otras. Ojalá que un orgasmo durara tanto como un pantalón de pana, pero no, lo bueno dura poco.

Si los orgasmos nos producen tanto placer ¿Por qué se fingen?... 
Si analizamos los motivos por el que alguien llega a fingir un orgasmo, podemos encontrar varios motivos principales. Entre los más comunes están:

- En el caso de las féminas, utilizan sus dotes de actrices, por un acto de caridad, para no dañar el ego de su pareja. Los hombres se sienten dolidos, defraudados o heridos, si no son lo suficientemente hombres como para aportar placer a la mujer. Este acto de altruismo, ayuda a subir el ego masculino. 

- Otro motivo importante y sobre todo en los comienzos de las relaciones, se encuentra el miedo, la vergüenza, la presión, tanto en el sexo femenino como en el masculino. Hay que dar una buena impresión, no se vayan a creer que soy impotente o sufro de anorgasmia.

- Y la que todos conocemos el gran mal de la vida sexual... "el dolor de cabeza", conocido mundialmente como cansancio, no me apetece, los niños están durmiendo, estoy leyendo, te voy a castigar por irte de despedida con tus amigos... ¡AND THE WINNER IS...!


Leyendo por las redes, he podido encontrar defensores de los beneficios de fingir un orgasmo. Su discurso se basa en que, entre otros aspectos positivos, despierta la libido y aumenta la excitación. Esta explicación, se escapa de mi entender, no alcanzo a comprender como mentir a nuestra pareja tenga algún beneficio.

Entre los aspectos negativos podemos destacar los siguientes:

- Falta de honestidad con nuestra pareja. Para alcanzar una relación plena y satisfactoria, no solo en el plano sexual, sino emocional con nuestra pareja, debemos evitar este tipo de comportamientos, y si por algún motivo, no alcanzamos el clímax, con total normalidad, deberíamos hablar del tema con nuestra pareja, sin llegar a hacer un drama del mismo.

- Los orgasmos dónde más se suelen fingir es en el comienzo de una relación. La falta de confianza e intimidad, hacen que finjamos más. Este hecho hará que creamos falsas expectativas a nuestra pareja.

- También destacar que se va generando una dinámica, la pescadilla que se muerde la cola... pensar no voy a llegar, no voy a llegar... aumenta la presión y un círculo vicioso.

Si tienes dudas y quieres saber si en los próximos premios Goya, tu pareja podrá ganar a una estatuilla, te dejo algunas claves que debes tener en cuenta para detectar si finge o no los orgasmos:


  • Dilatación de las pupilas
  • Enrojecimiento de las mejillas
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • La temperatura corporal aumenta
  • El orgasmo femenino tiene una duración entre 4 y 20 segundos... si lo supera...probablemente anhela un paseito por la alfombra roja.

¿Te haces una idea de la cantidad de orgamos que suceden en todo el mundo a lo largo de los 5 minutos que tú has estado leyendo este artículo? 


Recuerden amig@, que las malas lenguas hablan, las buenas sacan orgasmos.

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero