EL POLÉMICO DIVORCIO ENTRE PETER PAN Y WENDY

Érase una vez, un hombre que se negaba ser adulto, no quería dejar de ser niño... él era Peter Pan. Pero para vivir en su fantástico mundo de inmadurez y fantasía, tenía a Wendy, una dulce chica que se encargaba de sus cuidados y responsabilidades... pero tod@s sabíamos que esta relación no iba a llegar a buen puerto, y acabaría en divorcio.





         
Los cuentos son narraciones breves que a lo largo de la historia, se han ido contando o bien de manera oral o escrita, con un objetivo de despertar una reacción emocional en el lector/a. Por norma general, contienen moralejas o algún tipo de aprendizaje.
Tod@s conocemos el cuento de Peter Pan, ese hombrecillo que vivía en el país de Nunca Jamás, con su dulce amiga Wendy. Este cuento tiene un gran aprendizaje y la moraleja del cuento la podemos ver día a día a nuestro alrededor... ¿no conocen a nadie que se asemeje a estos personajes? ¿no? ¡ufff! Conozco muchos casos con este tipo de síndrome/complejo.

El psicólogo norteamericano Dan Kiley en 1983, fue el autor que estudió el Síndrome de Peter Pan. Este síndrome no está aun recogido en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM). Digamos que no está recogido como una enfermedad mental, tan solo define unos rasgos comunes de la personalidad o comportamientos típicos mayoritariamente de hombres, lo que no implica que exista un menor número de casos de mujeres con dicho comportamiento.

Podríamos definir el síndrome de Peter Pan como un trauma que bloquea la madurez emocional del niño/adulto. Dicho de esta manera suena bastante heavy, pero créanme que es más común de lo que piensan. Los rasgos más comunes son:

- Miedo a la soledad
- Irresponsabilidad
- Egocentrismo
- Inseguros
- Miedo al compromiso
- Baja tolerancia a la frustración

Traduciendo todo esto a un lenguaje mucho más coloquial, saldría la foto de mi expareja, pero para los que no tienen el gusto de conocerlo, y debido a que no puedo publicar su foto, prefiero limitarme a decir solamente que es lo que tod@s conocemos como inmaduro e infantil.


Analizando este tipo de personalidad, he llegado a la conclusión que una posible causa podría ser la sobreprotección familiar, una infancia sin muchos sobresaltos, una familia consentidora que no ha dejado que siendo niños, toquen la frustración y la responsabilidad, para que una vez llegado a la edad adulta, se puedan realizar como personas "de provecho", ya que los niños desde edades muy tempranas deben experimentar lo que es un no, aprender a frustrase, no alcanzar ciertas metas y sobre todo, saber que en la vida real los fracasos existen. Lo sano a la hora de educar a l@s niñ@s, es otorgarles responsabilidades adaptadas al proceso madurativo del niño/a. 
En el caso de sobreproteger a nuestr@s hij@s pensando que estamos haciéndoles un bien, lo que podremos ocasionar, es que desencadenen unos comportamientos inmaduros, hasta el punto que desean "que les parta la sandía" con 36 años.

Por otro lado, tenemos el complejo de Wendy, investigado por Jaime Lira. Define un comportamiento, mayoritariamente de mujeres, que enfocan su vida al cuidado, protección y control de l@s otr@s en especial de su pareja. Dejan de ser parejas o amantes para ser madres. 

Los rasgos que caracterizan este comportamiento son:

- Asume el papel de madre en vez de pareja
- Entiende el amor como sacrificio
- Asume responsabilidades de l@s otr@s
- Evita en todo momento molestar a los demás
- Intenta agradar y complacer a tod@s
- Sentimiento de culpa

El miedo al rechazo, al abandono, a no sentirse querid@ es lo que lleva a generar este patrón de comportamientos. Esas mujeres que necesitan sentir la aprobación de los demás para poder valorarse y comúnmente padecen codependencia de sus parejas.

Pues bien, llegados a este punto, como era de esperar, el matrimonio entre Peter Pan y Wendy tenía los días contados, ya que se pueden imaginar una relación así, totalmente insana. 
Recientemente me ha llegado un comunicado, exponiendo que Peter Pan acaba de presentar una demanda de divorcio, debido a su temor por el compromiso y que se siente presionado por Wendy. Actualmente ambos abogados de la pareja, están en arduas negociaciones, debido que Wendy solicita la mitad del país de Nunca Jamás, y parte de los "Polvos Mágicos" de Peter Pan, alegando que se niega a que se pasee por Nunca Jamás echando polvos a otras mujeres como antes se los echaba a ella.
Wendy a su vez solicita hacer uso del domicilio conyugal y una pensión de alimentos a pesar de no tener hij@s en común.

Recuerden amig@s que la edad no define la madurez, que las notas no definen la inteligencia, ni los rumores define quién eres.

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR.


Este post se lo dedico a una AMIGA "Mery", que me inspiró a creer en mí, en mi fortaleza y en mi sabiduría. Por esas largas charlas con nuestros "cafeles" y "vodka mariquita". Me has brindado tu amistad y yo te brindo mis post, porque yo no sé expresar el cariño de una manera común... sino a mi manera "my way", ya tú sabes mi amol...

4 comentarios:

  1. Ossss eres una crack...esa sandía!!! Y gracias ya tu sabes mi amollll!!!

    ResponderEliminar
  2. Siempre se habló del Síndrome de Peter Pan, y vemos ejemplos de esa "inmadurez voluntaria" a diario, pero menos se sabía del de Wendy. Gracias por tus continuas aportaciones.
    Saludos.
    Carla Mila.
    http://www.carlamila.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda que la moneda al igual que la luna, tiene dos caras... Gracias a ti.

      Eliminar

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero