CAPERUCITA FEROZ; CONTADO POR EL LOBO

Había una vez una niña llamada Caperucita Roja que vivía en... ¡Que no te cuenten cuentos!... porque siempre el lobo será malo, si solo escuchamos la versión de Caperucita. Pero, ¿qué pasaría si le preguntamos al lobo?...



Caperucita Roja es un cuento que comenzó siendo como la mayoría de los cuentos, de transmisión oral y que con el paso del tiempo, diferentes autores comenzaron a plasmar en diversos escritos.
Se contaba este cuento para crear consciencia a las niñas y mujercitas de los peligros que acarreaban los hombres y desconocidos.

Charles Perrault en 1697 recogió la primera obra de Caperucita. Pero, ¿Era como la conocemos actualmente?
En 1812, los hermanos Grimm, son los que añaden la figura salvadora del leñador, que en la versión anterior de Perrault no existía. Figura que se introduce en esta nueva obra, quizás para quitarle dramatismo al cuento, para proporcionar un final mucho más feliz y apto para l@s niñ@s.

Todo cuento viene cargado de simbolismos, y este no iba a ser menos. Caperucita simboliza la pasión, y a su vez la ingenuidad, de ahí el color de su vestimenta. En algunas interpretaciones se alega que el color rojo también tiene el significado de la transición de niña a mujer, la menstruación, y los peligros que esto conlleva.
El lobo es la maldad y las malas intenciones. La mamá de Caperucita es la confianza personificada, mandando a su hija sola por el bosque.  La abuela representa lo fácil que podría llegar a hacerse pasar por otra persona. En la actualidad se podría extrapolar al ciberespacio, dónde la usurpación de identidad está a la orden del día.

En el cuento se muestra una niña dulce e inocente, y el lobo es feroz, malvado y cargado de malas intenciones. Pero ¿Es solo una versión? ¿Cómo podríamos contar el cuento desde otro prisma? ¿Centrándonos y empatizando con el lobo?

Mi cuento sería algo así:
Érase una vez un lobo bonachón que jugaba por el bosque. 
No había tenido una vida nada fácil, criándose solo, sin una manada que lo guiara, cuidara y protegiera. Pero aun así, había logrado llegar a ser un lobo astuto para poder sobrevivir en el bosque, entre todos los peligros que eso conlleva.

Un día, mientras correteaba por el bosque, vio a la explosiva Caperucita Roja. Era de tal belleza, que lo deslumbró. 
En ese mismo momento, anheló el cariño, el amor, la complicidad, el afecto y decidió acercarse a hablar con ella.

Caperucita iba de prepotente, y le dijo que no hablaba con lobos feos, que la dejara, porque ella aspiraba a mucho más que a un feo lobo peludo. 
Hiriendo sus sentimientos y emociones, las lágrimas corrían por las mejillas del triste lobo. Pero justo en ese mismo momento, a Caperucita Feroz se le ocurrió que podría sacar jugo de esa situación. Decidió coquetear con él, a pesar de que sabía que no lo quería para nada.

Caperucita siguió su camino, ignorándolo y a sabiendas de que le había generado falsas expectativas. Le dijo que ya "lo llamaría". 


El lobo "feroz", encantado con Caperucita, la persiguió por el bosque, prendido de sus encantos. 
Al llegar a la casa de la abuela, vio que allí no estaba, y decidió recogerle unas flores para cuando su bella amada llegara.
En ese mismo momento, salió la abuelita muy enfadada, quejándose porque estaba arrancándole las flores de su jardín. 
El lobo tímidamente, solo pudo decirle que esperaba a Caperucita, para entregarle unas flores. La abuela seguía enojada, y sacó un palo para aporrearle y echarlo de sus aposentos. 
Como cualquier animal asustado, el lobo atacó a la abuelita, ¡y se la comió! 
Nuestro Lobo Feroz sabía que con lo que había hecho, ya jamás tendría ninguna oportunidad con su soñada Caperucita. Sabía que le causaría mucho daño a Cape. Entonces, planeó fingir ser la abuelita, hasta encontrar una solución al terrible desenlace.

Cuando llegó Caperucita Feroz, le entregó su cesta a la abuelita y en ese mismo momento...
C -  Abuelita, abuelita... ¡Qué ojos más grandes tienes!
L (El lobo deslumbrado ante la belleza de la niña) - ¡Para admirarte mejor!
C - ¡Qué orejas más grandes tienes!
L - ¡Para escucharte mejor!
C - ¡Qué manos más grandes tienes!
L - ¡Para abrazarte mejor!
C - ¡Qué nariz más grande tienes!
L - ¡Para olerte mejor!
C - ¡Y qué boca más grande tienes!
L - ¡Para besarte mejor!
El lobo cedió a sus encantos y besó a Caperucita, lo cuál ella respondió con una gran bofetada. 

El lobo salió huyendo por el bosque alejándose de aquella casa lo más rápido posible. 
Una vez escondido, buscó la manera de devolver a la abuela y dejarla sana y salva, y él se refugió en una cueva en lo alto de la montaña, sin querer saber nada del AMOR.
Colorín Colorado, este lobo se ha ahorcado.


Como podrán observar es una versión bastante diferente a la que tod@s conocemos, e incluso es un extremo totalmente opuesto a la versión original. Pero esto es exactamente lo que sucede cuando cada persona cuenta "SU VERDAD".
Cada uno lo vive de manera diferente, cada persona siente de manera dispar, y sobre todo, a veces nos encontramos a personas en nuestro camino o en nuestro bosque... y no sabemos ¿por qué son así?, de dónde vienen, por dónde han pasado o por lo que han vivido para que actuen de determinada manera. Y como es tan sumamente fácil opinar sobre la vida ajena... pasa lo que pasa.

Recuerden Cupider@s que no es posible afirmar algo sobre la realidad, sin omitir muchas cosas  que son también verdades.
LES QUIERO CON MUCHO HUMOR

Comentarios

  1. Como ha cambiado el cuento, aunque para muchos la inocencia de Caperucita les suponía mucho morbo. Cierto a pesar de que parezca de mentes retorcidas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero también podría simbolizar la pasión "feroz" de Caperucita... como ha cambiado el cuento.
      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

POLÍTICA DE PRIVACIDAD



El presente Política de Privacidad establece los términos en que LA MIRILLA DE CUPIDO usa y protege la información que es proporcionada por sus usuarios al momento de utilizar su sitio web. Esta compañía está comprometida con la seguridad de los datos de sus usuarios. Cuando le pedimos llenar los campos de información personal con la cual usted pueda ser identificado, lo hacemos asegurando que sólo se empleará de acuerdo con los términos de este documento. Sin embargo esta Política de Privacidad puede cambiar con el tiempo o ser actualizada por lo que le recomendamos y enfatizamos revisar continuamente esta página para asegurarse que está de acuerdo con dichos cambios.

Información que es recogida

Nuestro sitio web podrá recoger información personal por ejemplo: Nombre, información de contacto como su dirección de correo electrónica e información demográfica. Así mismo cuando sea necesario podrá ser requerida información específica para procesar algún pedido o realizar una entrega o facturación.

Uso de la información recogida

Nuestro sitio web emplea la información con el fin de proporcionar el mejor servicio posible, particularmente para mantener un registro de usuarios, de pedidos en caso que aplique, y mejorar nuestros productos y servicios. Es posible que sean enviados correos electrónicos periódicamente a través de nuestro sitio con ofertas especiales, nuevos productos y otra información publicitaria que consideremos relevante para usted o que pueda brindarle algún beneficio, estos correos electrónicos serán enviados a la dirección que usted proporcione y podrán ser cancelados en cualquier momento.

LA MIRILLA DE CUPIDO está altamente comprometido para cumplir con el compromiso de mantener su información segura. Usamos los sistemas más avanzados y los actualizamos constantemente para asegurarnos que no exista ningún acceso no autorizado.

Cookies

Una cookie se refiere a un fichero que es enviado con la finalidad de solicitar permiso para almacenarse en su ordenador, al aceptar dicho fichero se crea y la cookie sirve entonces para tener información respecto al tráfico web, y también facilita las futuras visitas a una web recurrente. Otra función que tienen las cookies es que con ellas las web pueden reconocerte individualmente y por tanto brindarte el mejor servicio personalizado de su web.

Nuestro sitio web emplea las cookies para poder identificar las páginas que son visitadas y su frecuencia. Esta información es empleada únicamente para análisis estadístico y después la información se elimina de forma permanente. Usted puede eliminar las cookies en cualquier momento desde su ordenador. Sin embargo las cookies ayudan a proporcionar un mejor servicio de los sitios web, estás no dan acceso a información de su ordenador ni de usted, a menos de que usted así lo quiera y la proporcione directamente, visitas a una web . Usted puede aceptar o negar el uso de cookies, sin embargo la mayoría de navegadores aceptan cookies automáticamente pues sirve para tener un mejor servicio web. También usted puede cambiar la configuración de su ordenador para declinar las cookies. Si se declinan es posible que no pueda utilizar algunos de nuestros servicios.

Enlaces a Terceros

Este sitio web pudiera contener en laces a otros sitios que pudieran ser de su interés. Una vez que usted de clic en estos enlaces y abandone nuestra página, ya no tenemos control sobre al sitio al que es redirigido y por lo tanto no somos responsables de los términos o privacidad ni de la protección de sus datos en esos otros sitios terceros. Dichos sitios están sujetos a sus propias políticas de privacidad por lo cual es recomendable que los consulte para confirmar que usted está de acuerdo con estas.

Control de su información personal

En cualquier momento usted puede restringir la recopilación o el uso de la información personal que es proporcionada a nuestro sitio web. Cada vez que se le solicite rellenar un formulario, como el de alta de usuario, puede marcar o desmarcar la opción de recibir información por correo electrónico. En caso de que haya marcado la opción de recibir nuestro boletín o publicidad usted puede cancelarla en cualquier momento.

Esta compañía no venderá, cederá ni distribuirá la información personal que es recopilada sin su consentimiento, salvo que sea requerido por un juez con un orden judicial.

LA MIRILLA DE CUPIDO Se reserva el derecho de cambiar los términos de la presente Política de Privacidad en cualquier momento.

Entradas populares de este blog

JUEGOS SEXUALES PARA PAREJAS

¿ERES CONSUMISTA EMOCIONAL?