MANUAL PARA UNA VAGINA FELIZ; LAS BOLAS CHINAS

Actualmente existen muchos mitos en relación con las bolas chinas, y a su uso y "disfrute".  
Cuantas veces habré escuchado la típica historia de... "mi amiga dice que se las lleva puesta a trabajar, y son una maravilla", o la otra de... " mi amiga dice que se las pone y le da muchísimo placer hasta subir las escaleras". Porque siempre son nuestr@s amig@s los que hacen todas esas cosas... nosotr@s jamás.
Siento venir a "joderles", pero no es un juguetito erótico, es de uso terapéutico.


¿QUÉ SON LAS BOLAS CHINAS?

Las bolas chinas originalmente, proceden de Japón, aunque suene cómico y contradictorio. Su uso inicialmente era como juguete erótico, pero las geishas, comenzaron a usarlas con un fin terapéutico. A lo largo de este post, les iré explicando su finalidad y beneficios.

Lo normal, es que sean dos pequeñas pesas vaginales, recubiertas de silicona o plástico, unidas por un cordón. Su objetivo es realizar ejercicios para el suelo pélvico. Realizar un entrenamiento regular con las bolas, previene problemas de salud, fortaleciendo toda la musculatura vaginal.

BENEFICIOS DE LAS BOLAS CHINAS

Con los años, todo nuestro cuerpo "se va marchitando". Nuestro cerebro y nuestro cuerpo, van perdiendo facultades. 

La vagina, se va deteriorando como otro músculo más. El paso del tiempo, la maternidad, e incluso la práctica de algunos deportes, son factores que afectan en la pérdida de la musculatura vaginal.
Toda mujer, deberá cuidar su vagina como parte fundamental de nuestro cuerpo. Poniendo especial atención en la fase post parto, para recuperar esa elasticidad que hemos perdido.
Veamos los beneficios del uso de las bolas chinas:

  • Incontinencia urinaria: Ejercitar el suelo pélvico, te ayudará a prevenir o tratar esas incómodas pérdidas de orina. Con los años, empezarás a sufrir por  reír, saltar o estornudar. Si Concha Velasco las hubiera usado, no andaría en la tele anunciando compresas para maduritas.


  • Más placer en las relaciones: tener elasticidad en las paredes de nuestra vagina, te proporcionará más placer, tanto a las féminas como a los hombres. Esto se debe a que, la fricción entre el pene y la vagina es mayor. De esta manera, prevenimos el conocido mal de las mujeres, como vaginismo.


  • Facilitar el embarazo: durante el embarazo, debido a la carga del bebé, la vejiga soporta un peso mayor, lo que produce un aumento de ganas de orinar y posibles pérdidas de orina.


  • Parto: a la hora de dar a luz, podemos evitar posibles desgarros de la zona pélvica, y disminuiremos el dolor en el mismo.


  • Aumentar la circulación sanguínea en la zona del recto: de esta manera, podremos curarnos más rápidamente de posibles desgarros, e incluso reducir las temidas hemorroides.


¿CÓMO ELEGIR LAS BOLAS CHINAS?

En el mercado existe una gran variedad de bolas chinas. Las podemos diferenciar por diferentes tipos:

  • Material: hay modelos de plástico, metálicas, silicona... Pero el mejor material con diferencia, es la silicona médica. Es un material antialérgico, biocompatible, fiable y fácil de lavar y conservar. Cuando vayas a comprar tus bolas chinas, asegúrate que son totalmente de silicona, y evita, todas las que tengan hilo o cordón, ya que pueden coger olores e incluso cambiar de color.


  • Peso: actualmente, hay una gran diversidad. Incluso algunas marcas comerciales, han diseñado paquete de 4 bolas, para que la mujer pueda intercambiar diferentes tamaños y pesos, en función de los progresos a la hora de trabajar el suelo pélvico.


  • Tamaño: se puede decir que la gran mayoría son de un tamaño uniforme, muy similares. Pero si necesitas algún tamaño en especial, no dudes en preguntárselo a la persona que te vaya a asesorar. Normalmente, se aconseja que las mujeres que hayan tenido varios partos, comiencen con una sola bolita.


¿CÓMO SE UTILIZAN?

Si ya tienes tus bolitas, lo primero que debes hacer es esterilizarlas. Ponlas dentro de agua y deja que hierva durante aproximadamente 10 minutos.
A continuación, usa lubricante. Lo ideal es hacer uso de algún lubricante neutro (sin olor ni sabor), y asegúrate que son de base acuosa. Todo objeto extraño que introduzca en tu vagina, debe ir acompañado de un lubricante, para evitar desgarros.
Puedes empezar introduciendo solo una de las dos bolas.
De pie, con el lubricante y la propia pesa vaginal, la bola tenderá a deslizarse por tu vagina. Nosotras tenemos que contraer el músculo vaginal evitando que se caigan. 


Las primeras sesiones, podrás realizarlas de unos 15 minutos aproximadamente, y paulatinamente, ir ampliando el tiempo del ejercicio, a medida que obtengas avances.
Recomiendo no hacer uso de ellas un tiempo superior a 2 horas. Piensa que es un músculo, y se podría atrofiar. A nadie en su "sano juicio", se le ocurriría entrenar 8 horas el mismo músculo. Así que eso de llevarlas a la oficina... ERROR.


EJERCICIOS DE KEGEL

Los ejercicios de Kegel fueron creados por el Dr. Arnold Kegel, para la recuperación del suelo pélvico.
Anteriormente, las mujeres que sufrían las molestias de la incontinencia urinaria, tenían que entrar en quirófano, elevando los riesgos en la mesa de operaciones.
Existen muchas variantes de dichos ejercicios, pero la finalidad en todos, es contraer y relajar el músculo pubococcígeo (suelo pélvico).

* ¿No sabes cómo trabajar el músculo?

Introduce un dedo dentro de tu vagina. Aprieta fuertemente, como si estuvieras aguantando las ganas de orinar. Debes notar que el músculo se contrae. A continuación, relaja el músculo. Es importante realizar una rutina de ejercicios 3 veces al día, ser constante es la clave. Pueden ponérselo como norma, cada vez que se cepillen los dientes... ya saben el dicho; ¡dientes limpios, vagina contenta!

Les dejo una serie de variantes para practicar en casa sin necesidad del uso de las bolas chinas. 



- (Ejercicio lento) Sentada o acostada contrae los músculos alrededor del ano... Imagínate que estás evitando que salga una... (ventosidad). Mantén el músculo contraído durante 5 segundos, relaja 5 segundos (15 repeticiones).

- (Ejercicio rápido) Contrae y relaja el músculo pélvico tan rápido como puedas. Se puede realizar tanto de pie como acostada. Aumenta el tiempo, a medida que vayas alcanzando logros.


Recuerden Cupider@s que la vagina es similar al corazón. El corazón es capaz de sacrificarse, la vagina también. El corazón es capaz de perdonar y de sanar. Puede cambiar su forma para dejarnos entrar. Puede dilatarse para dejarnos salir. La vagina también. Puede sufrir por nosotras y ensancharse por nosotras, morir por nosotras y sangrar y traernos entre sangre a este mundo difícil y maravilloso. La vagina también. Yo estaba allí, en la habitación. Lo recuerdo. (Eve Ensler).

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de
Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero