MI TOCADOR (RELATO ERÓTICO)

MI TOCADOR

Me desperté sudando entre las sábanas de mi amplia cama. Era un caluroso domingo de verano.
Tenía todo el día para disfrutar de mi tiempo libre, para dar un largo paseo por la ciudad. Pero me apetecía quedarme un rato más entre mis sueños.
Comencé a escuchar un golpe seco al otro lado de mi habitación. Fruncí el ceño, parece que así escucho mejor.
Creo que mis vecinos de al lado, tuvieron un feliz despertar. Intuyo que están practicando sexo.
Ese sonido me estaba poniendo nerviosa, me incomodaba imaginármelos, así que decidí que mi letargo acabara, y salté de la cama para irme a la ducha.



Salí del baño con mi albornoz blanco. Al entrar nuevamente en mi dormitorio, sentí alivio, ya que los “golpecitos” habían mitigado.
Me senté calmada en mi tocador. Una vez allí, comencé a secar mi cabello largo y rubio. Soy una mujer muy coqueta.
Mientras alisaba mi cabellera con el secador, andaba pensando las cosas que iba a hacer durante aquella  linda mañana.
Al apagar el secador, la habitación volvió a quedarse muda, o eso pensaba yo. De repente “los golpecitos” comenzaron a escucharse a través de mi pared.

- ¡Madre mía! ¡qué descaro!


Me sentía incomoda, e incluso irritada por tener que escuchar aquellos incesantes ruidos. 
Pero de repente, ya no solo se escuchaba los ruidos de la cama. Se comenzó a escuchar una chica jadeando y gritando.
Solté el cepillo que tenía en mis manos. Me miré al espejo sorprendida. Comenzaron a pasarme muchas cosas por la mente casi sin identificar ninguna de ellas.
De fondo, continuaba la banda sonora del placer; esa música que transmitía pasión al otro lado de mi pared.

Mientras me miraba fijamente al espejo, comencé a imaginarme a esa chica, casi sin quererlo. Mi mente la dibujaba retorciéndose de placer en los brazos de mi vecino, que no estaba nada mal.
Clavé mi vista en mi cuello, en la blanca piel de mi pecho que se dejaba ver por el albornoz. Dejé caer un poco el mismo, para contemplar mis hombros, mientras continuaba los gemidos de la vecinita.
Comencé a bajar muy lentamente las mangas, dejando a la vista todo mi pecho. Desabroché el lazo que me impedía mi desnudez. El albornoz cayó a mis pies.
Estaba sola y desnuda ante mi reflejo, delante de mí misma.

Contemplaba mi cuerpo ante el desabrigo. Miraba cada rincón de mi silueta, como si lo viera por primera vez. Como si de un cuerpo ajeno a mí se tratara.
Me resultaban gracios los lunares de mi hombro. Estaban allí, aportándome identidad.
Mis pechos no eran muy grandes, pero estaban en buen equilibrio con el resto de  mi cuerpo.

Cogí la crema hidratante de mi tocador, y comencé a extenderla por toda mi suave piel. Los brazos, las piernas, el pecho... y justo en ese momento me detuve.
Volví a mirarme ante el espejo, aun conservando mi mano en mi pecho izquierdo. Esa suavidad, hizo que mis pezones se endurecieran rápidamente. Sentía una sensación de placer máxima. Estar allí, sola, desnuda, contemplando todo mi ser.
Sentí la necesidad de amarme, de hacerme el amor, dulce y delicadamente.
Mis manos comenzaron a acariciar todo mi cuerpo, a la vez que impregnaba mi piel en un fresco aroma a mandarina de mi crema hidratante.

La expresión de mi cara comenzó a cambiar lentamente, a medida que recorría con mis manos mi silueta. Un baile al compás de mis manos y de mis deseos.
Descrucé suavemente mis piernas, dejando a la vista todo mi pubis.

  • A ti te dejaré para el final – pensé con sonrisa sarcástica.

Recorría pausadamente mis muslos, sin dejar de mirar la expresión de placer de mi cara. Sentía la calidez de mis muslos que brotaba entre las yemas de mis dedos. Y lentamente el calor se avivaba a medida que subía por mi entrepierna.

Frené mi mano ante mi paraíso más escondido, era mi tesoro de placer. Ese lugar donde se esconden todas las pasiones, la cueva de mis delirios.
Dulcemente rocé mis labios vaginales, con ternura pero con ansias y deseos. Estaban húmedos y calientes.

Aparté mi mirada del espejo, y miré fijamente a la pared, desde la que provenían aquellos gemidos, que ya no me incomodaban. En ese momento, disfrutaba como si la pared que había entre la habitación del pecado y la mía fuera invisible. Sentía que no había barreras entre ellos y yo. Que éramos los 3, los que disfrutábamos en conjunto.

Volví a centrarme en mi cuerpo y en mi desnudez, en mis manos y ahora en mi clítoris.
Con un delicado movimiento en círculo, jugaba con todo mi pubis. Esas caricias, me proporcionaban un cosquilleo muy agradable.

La intensidad de los gemidos de la vecinita comenzaron a ser más frecuentes y elevados. Cosa que me iba excitando cada vez más y más.
Hundí mis dedos dentro de mí, alcanzando todo el calor y esencia de mi cuerpo. Y comencé a masturbarme al ritmo de los jadeos de mi vecina.
No quería perder ni un solo gesto de mi cara, de mi expresión de placer, recreándome a través de la vista con mi propio cuerpo, y del oído, gracias al festival de gemidos de mis vecinos.

Mis dedos chorreaban placer, y poco a poco comencé a gemir al son de los habitantes del otro lado. Hasta el punto de estirar toda mi espalda, para que el gozo se extendiera a través de todo mi ser. Y justo en ese instante, estalló mi pubis de jubilo y gusto. Gusto por mis dedos dentro de mí. Gozo infinito derramado por mis muslos. Casi sin aliento, sin respiración y sin razón.

Extasiada de placer, me acosté en la cama para calmar mis piernas que aun continuaban temblando por mi gozo... y allí, quedé dormida nuevamente.


Recuerden Cupider@s que debes aprovechar al máximo cada sentido, disfruta de todas las facetas del placer y de la belleza que el mundo te revela. ( Helen Keller)




LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de
Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

Comentarios

POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

POLÍTICA DE PRIVACIDAD



El presente Política de Privacidad establece los términos en que LA MIRILLA DE CUPIDO usa y protege la información que es proporcionada por sus usuarios al momento de utilizar su sitio web. Esta compañía está comprometida con la seguridad de los datos de sus usuarios. Cuando le pedimos llenar los campos de información personal con la cual usted pueda ser identificado, lo hacemos asegurando que sólo se empleará de acuerdo con los términos de este documento. Sin embargo esta Política de Privacidad puede cambiar con el tiempo o ser actualizada por lo que le recomendamos y enfatizamos revisar continuamente esta página para asegurarse que está de acuerdo con dichos cambios.

Información que es recogida

Nuestro sitio web podrá recoger información personal por ejemplo: Nombre, información de contacto como su dirección de correo electrónica e información demográfica. Así mismo cuando sea necesario podrá ser requerida información específica para procesar algún pedido o realizar una entrega o facturación.

Uso de la información recogida

Nuestro sitio web emplea la información con el fin de proporcionar el mejor servicio posible, particularmente para mantener un registro de usuarios, de pedidos en caso que aplique, y mejorar nuestros productos y servicios. Es posible que sean enviados correos electrónicos periódicamente a través de nuestro sitio con ofertas especiales, nuevos productos y otra información publicitaria que consideremos relevante para usted o que pueda brindarle algún beneficio, estos correos electrónicos serán enviados a la dirección que usted proporcione y podrán ser cancelados en cualquier momento.

LA MIRILLA DE CUPIDO está altamente comprometido para cumplir con el compromiso de mantener su información segura. Usamos los sistemas más avanzados y los actualizamos constantemente para asegurarnos que no exista ningún acceso no autorizado.

Cookies

Una cookie se refiere a un fichero que es enviado con la finalidad de solicitar permiso para almacenarse en su ordenador, al aceptar dicho fichero se crea y la cookie sirve entonces para tener información respecto al tráfico web, y también facilita las futuras visitas a una web recurrente. Otra función que tienen las cookies es que con ellas las web pueden reconocerte individualmente y por tanto brindarte el mejor servicio personalizado de su web.

Nuestro sitio web emplea las cookies para poder identificar las páginas que son visitadas y su frecuencia. Esta información es empleada únicamente para análisis estadístico y después la información se elimina de forma permanente. Usted puede eliminar las cookies en cualquier momento desde su ordenador. Sin embargo las cookies ayudan a proporcionar un mejor servicio de los sitios web, estás no dan acceso a información de su ordenador ni de usted, a menos de que usted así lo quiera y la proporcione directamente, visitas a una web . Usted puede aceptar o negar el uso de cookies, sin embargo la mayoría de navegadores aceptan cookies automáticamente pues sirve para tener un mejor servicio web. También usted puede cambiar la configuración de su ordenador para declinar las cookies. Si se declinan es posible que no pueda utilizar algunos de nuestros servicios.

Enlaces a Terceros

Este sitio web pudiera contener en laces a otros sitios que pudieran ser de su interés. Una vez que usted de clic en estos enlaces y abandone nuestra página, ya no tenemos control sobre al sitio al que es redirigido y por lo tanto no somos responsables de los términos o privacidad ni de la protección de sus datos en esos otros sitios terceros. Dichos sitios están sujetos a sus propias políticas de privacidad por lo cual es recomendable que los consulte para confirmar que usted está de acuerdo con estas.

Control de su información personal

En cualquier momento usted puede restringir la recopilación o el uso de la información personal que es proporcionada a nuestro sitio web. Cada vez que se le solicite rellenar un formulario, como el de alta de usuario, puede marcar o desmarcar la opción de recibir información por correo electrónico. En caso de que haya marcado la opción de recibir nuestro boletín o publicidad usted puede cancelarla en cualquier momento.

Esta compañía no venderá, cederá ni distribuirá la información personal que es recopilada sin su consentimiento, salvo que sea requerido por un juez con un orden judicial.

LA MIRILLA DE CUPIDO Se reserva el derecho de cambiar los términos de la presente Política de Privacidad en cualquier momento.

Entradas populares de este blog

JUEGOS SEXUALES PARA PAREJAS

¿ERES CONSUMISTA EMOCIONAL?