SEXUALIDAD EN PAREJAS


¿Qué es la sexualidad?, ¿Cómo la definirías?, ¿En algún momento te has parado a pensar en lo amplio que puede llegar a ser el contenido de esa palabra?, ¿Crees que tienes una vida sexual satisfactoria y plena?, ¿Crees que te falta para alcanzar esa plenitud? Quizás ni te hayas parado a reflexionar nada de esto, y simplemente de una manera mecánica o autómata te limitas a tener relaciones sexuales con tu pareja.

Debemos tener en cuenta que el ser humano es un ser sexuado desde el mismo momento que nacemos hasta que morimos. Que en cada etapa de la vida, nuestra sexualidad va cambiando. Debemos asumir todos estos cambios o fases, como parte natural del proceso. Y entender que, tanto nuestro cuerpo, como nuestra mente van evolucionando.

Podemos resumir 3 etapas diferentes a lo largo de la vida del ser humano:

- Atracción: abarca las primeras semanas de relación. Ambos miembros de la pareja están conociéndose, descubriéndose, y dan rienda suelta a una vida sexual de experimentación. Frecuencia sexual alta.


- Amor romántico: la intimidad, la confianza, la comunicación... dan paso a una nueva etapa. Comienza una fase de estabilidad, donde la creatividad e incluso el amor o el cariño dan fruto a entregarte a tu compañer@. Esta etapa viene acabando sobre los tres años (casualmente vinculado al final del enamoramiento) pincha aquí

- Apego: es una fórmula matemática... aumenta el cariño y disminuye el deseo. Los años van marcando un pronunciado desgaste en nuestro dormitorio... yo es que quiero tanto a mi marido que uso otro para no desgastarlo.

La sexualidad tiene como primordial objetivo la reproducción de la especie. Pero me niego a ver este concepto con un prisma ultracatólico. La sexualidad es un concepto mucho más amplio.

No debemos sentir ni vergüenza, ni pudor, ni inseguridades a la hora de vivir nuestra sexualidad. Debemos responsabilizarnos de ella, al igual que lo hacemos de nuestra salud en general. Una buena salud, en el amplio sentido de su palabra, incluye una sexualidad responsable.

La sexualidad abarca tanto el campo físico como el emocional, incluye la salud física, pero también la psicológica (Por eso decimos... "est@ lo que tiene, es que está mal folla@"). De este modo, como mismo cuidamos nuestro cuerpo y nuestra mente, debemos cuidar nuestros deseos, nuestras pasiones y nuestros caprichos de alcoba, como una parte fundamental de una buena salud sexual.

Responsabilizarnos de nuestra propia sexualidad, es un trabajo personal que cada un@ de nosotr@s tenemos la obligación de hacer. 
Velar por nuestros gustos, inquietudes, lo que nos gusta, o lo que no, lo que nos mueve por dentro. Debemos hacer una valoración, cuestionarnos cuales son nuestros gustos, conocernos, para luego poder pedir a nuestra pareja y gozar una sexualidad plena.

Otro punto que debemos tener en cuenta, es que la sexualidad no es un simple "mete - saca". Una mirada, el roce de la piel, un beso, una caricia, son componentes fundamentales de la sexualidad humana.

Recuerdo un caso personal:
En mi época universitaria, una compañera de piso vino a contarme lo que le había sucedido.
- ¡Me besó una chica! - casi escandalizada me dijo.
- ¿Y te gustó? - le pregunté.
- Bueno... ¡creo que sí!... pero ¿qué más puedo hacer con ella? ¿Las lesbianas que sexo tienen? - me cuestionaba desorientada.
- ¿Has tenido alguna vez sexo con algún chico sin llegar a la penetración? 
- ¡Sí, claro!
- ¿Realmente crees que sexo es solo "mete - saca"? ¿No crees que la sexualidad de los seres humanos va mucho más allá?...
                           

Ha llovido desde entonces... ¡pues en la actualidad continúan siendo parejas!

Les propongo hacer una reflexión interna. Conocerse un poco más a ustedes mism@s, a mirar hacia dentro, y reflexionar sobre su sexualidad. Preguntas que les pueden ayudar a responder y a resolver estas dudas,  podrían ser:

  • ¿Tengo una vida sexual satisfactoria? ¿Por qué?
  • ¿Crees que te falta algo?, ¿O te sobra?, ¿Qué?
  • ¿Conoces tu cuerpo?, ¿Conoces el cuerpo de tu pareja?
  • ¿Te masturbas?
  • ¿Consideras que tienes miedos o tabúes en cuestión de sexo?
  • ¿Conoces con profundidad tu cuerpo? ¿Practicas la masturbación?
  • ¿Cuánto sabes sobre sexo?, ¿Tienes dudas al respecto?
  • ¿Cumples tus deseos, o simplemente haces lo que la sociedad espera de ti?

Estas son algunas de las preguntas que te puedes ir cuestionando para reflexionar sobre la visión que tienes ante el sexo. Te invito a tomar unos minutos de reflexión, a solas, en silencio, y pensar sobre ello.

Sería muy interesante, que a raíz de este análisis, puedas sentarte a hablar con tu pareja. Buscar un momento íntimo, buscar un ratito para poder hablarlo en confianza, dialogar vuestros miedos e inquietudes. Esto servirá para entablar un pilar básico de confianza y comunicación. Recuerden que sin estos pilares, será imposible tener una relación sana.




Recuerden Cupider@s que solo existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo, y la segunda... no me acuerdo. (Woody Allen)


LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de
Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo, como ya nos tienes acostumbradas. Hay que retroceder en los orígenes, como todo en la vida, para llegar a comprender al máximo ese amplio término que se llama sexualidad.
    Gracias por compartir.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste. Muchísimas gracias y a seguir disfrutando de una sexualidad plena, sana y satisfactoria.
      Un beso enorme.

      Eliminar

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero