EL MAPA DEL TESORO: PUNTO G FEMENINO

Vamos a hablar a calzón quitado, o mejor dicho en este caso, a bragas quitadas.
El placer femenino, por mucha liberación sexual que exista hoy en día, sigue siendo el gran desconocido. Continúa siendo para much@s piratas la búsqueda del tesoro.
Así que chicas, dejemos el placer low cost, las pasiones en rebajas y los orgasmos de saldo a un lado, y disfrutemos a lo grande, como nos merecemos. 
Saquen papel, lápiz, y un espejo... 




Cada cuerpo es diferente al resto, y todas las personas no sentimos de la misma manera. Pero aún así, hay zonas comunes en donde podremos encontrar el placer.

En este caso, nos centraremos en el cuerpo femenino. ¿Por qué? Principalmente por dos motivos: pues porque me da la gana, y porque somos las grandes desconocidas.
Venimos de una represión social, emocional y sexual muy reciente. Vetadas en muchos ámbitos, excluyéndonos al ámbito privado o doméstico. Incluyéndonos una sexualidad meramente reproductiva.

En la actualidad, este hecho ha ido cambiando. Las mujeres tenemos la oportunidad, ya no tan solo de sentir placer a través de nuestra propia sexualidad, sino también de hablarlo abiertamente, sin ser tachadas de raras, promiscuas o palabras mayores que me da vergüenza decir... PUTAS.

Debido a esta herencia que cargamos las mujeres sobre nuestros hombros, el placer femenino está aún descubriéndose, incluso para muchas de las propias mujeres. Mujeres que no saben lo que les gusta, lo que le aporta placer. Un desconocimiento total de su propio cuerpo, que impide que gocen una vida sexual placentera.

Nos centraremos en los puntos erógenos femeninos de los genitales

El clítoris


El clítoris es una zona muy peculiar del cuerpo femenino, debido a que, su única función es otorgarnos placer. No tiene ninguna otra finalidad, meramente aportarnos disfrute. 



¿Recuerdan las manos de E.T.?... ¡chicos por favor, más tacto!
Debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas que tiene esta zona, es muy delicada y sensible.
Se puede estimular directamente, de manera "digital", o incluso indirectamente, con tan solo el roce del otro cuerpo o algunos complementos eróticos.
Hay posturas del Kamasutra que favorecen la propia estimulación del mismo. Lo que facilitará alcanzar un orgasmo mucho más rápido en la mujer. 
Se encuentra recubierto por los labios vaginales, como medida de protección. ¡Qué sabio es el cuerpo! ¿Se imaginan que el clítoris estuviera situado en una zona más externa? ¡Los vaqueros serían nuestra prenda favorita!
Con la excitación femenina, nuestro clítoris se dilata, debida a la concentración de sangre en dicha zona. Esto hace que sea mucho más fácil su localización. Aún así, no se preocupen, con un poco de paciencia y tacto, no se necesitará un GPS.

Punto G


Abra los labios suavemente (cierre la boca, me refería a labios vaginales), introdúzcase por las paredes vaginales (zona erógena muy placentera). Continúe recto varios centímetros. Gire sus dedos hacia la pared frontal. Ha llegado a su destino, gracias.


Estimular este maravilloso centímetro de nuestro cuerpo, nos puede generar orgasmos instantáneos. Utilizando presión y estimulación en esta zona, podremos sentir mucho placer.


Existe una técnica llamada Squirt, o conocida vulgarmente como Spiderman.

No se le ha apodado así porque tenga superpoderes... pero casi.
Se coloca la mano igual que la de Spiderman (dedo meñique, índice y pulgar fuera de la vagina, y se introduce dedo corazón y anular).


A través de esta técnica podremos conseguir una especie de eyaculación femenina. Digo "especie de", debido a que algunos estudios, afirman que se debe a la estimulación de la uretra.
En dichos estudios, se revela que con la estimulación Squirt, la eyaculación posee gran cantidad de orina diluida.
Al estimular el punto G, este se dilata y presiona las glándulas Skene contenidas en la esponja uretral y estas producen la eyaculación.

Ya no tienes ningún tipo de excusas para disfrutar de tu propio cuerpo, de sentir el placer que te puede otorgar el mismo. A no ser que tu religión te lo prohíba... que te prohíba disfrutar de los placeres de la vida. O quizás, que te impida rascarte cada vez que te pique. 

E incluso, que tengas tantos prejuicios y tabúes que atribuyas tu felicidad y bienestar al cielo, a los santos, a los dioses, a las imágenes y a la divinidad.
Vaya, y eso que no quería meterme con ningún tipo de religión... pero es que no conozco ninguna que deje disfrutar a sus fieles seguidores de una sexualidad plena, sin atribuirles castigos morales.

¡Sean felices y bien follados!



Recuerden Cupider@s que llamamos perversa a la práctica sexual cuando se ha renunciado a la meta de la reproducción y se persigue la ganancia del placer como meta autónoma (Sigmud Freud).

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR

Les recuerdo que pueden seguirme a través de
Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

2 comentarios:

  1. Nunca dejará de sorprenderme con estos artículos tan interesantes.
    Felicidades! Y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por leer y compartir. Nunca te alejes de esa fabulosa capacidad de sorprenderte en la vida.

      Eliminar

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero