LA MALA EDUCACIÓN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

El próximo día 25 de Noviembre se "celebra" el día Internacional de la eliminación de la violencia de género. En conmemoración a todas aquellas PERSONAS que han perdido la vida a causa de esta lacra, por todas aquellas PERSONAS que hoy por hoy la siguen sufriendo en silencio, y para la concienciación de la sociedad en general, quiero dedicarles este post de hoy.

Se habla continuamente en los diversos medios de comunicación sobre violencia de género. Se utiliza este término, para catalogar o definir la violencia machista que las mujeres sufrimos a manos de los hombres. Pero me gustaría destacar, que muchos hombres también sufren este tipo de violencia a manos de sus mujeres. 
Yo entiendo que, el término "género" abarca ambos sexos, y por lo tanto, deberíamos hablar en ambas direcciones, a pesar de que los porcentajes sean tan dispares. Pero la visibilidad de estos hechos es mucho menor. Pero... ¿qué hay más cruel y violento que no te dejen ver a tus hij@s? Que utilicen a tus hij@s, lo que más quieres en este mundo, como moneda de cambio a sus peticiones o chantajes. ¡Esto también es violencia de género!

En todo el mundo, las mujeres sufren diferentes tipos de violencia machista; física, psicológica, sexual, discriminación... y un largo etcétera que me pone los pelos de punta.  
Veamos algunos ejemplos de violencia que sufren las mujeres, que para mí son bastante significativas, y a pesar de que estemos en el S.XXI, siguen existiendo este tipo de situaciones:

- Trata de blanca: muchas mujeres son secuestradas, estafadas, engañadas y extorsionadas para la venta de su propio cuerpo, con un fin sexual. Vender su vida, su identidad de manera involuntaria, para que "su chulo de turno", se haga de oro a costa de la venta de su cuerpo, dignidad y libertad.

- Discriminación laboral: ser mujer en el S.XXI sigue siendo un impedimento en el mercado laboral. Si estas en edad fértil, tendrás que decidir entre triunfar en tu carrera profesional o en tu vida familiar. Muchos empresarios verán un impedimento contratar mujeres que tengan que compartir su vida personal con la laboral.
La falta de normativas laborales y legislación que favorezcan la maternidad y la corresponsabilidad familiar, es una forma como otra cualquiera de atentar contra el género femenino.


Todo esto son algunos ejemplos de violencia de género de los que nos olvidamos. Esto quizás se deba a que utilizamos el término únicamente para describir la violencia que se produce en el ámbito privado, a manos de nuestras parejas o exparejas sentimentales.
Gritos, insultos, golpes, amenazas e incluso la muerte, son los casos más denunciados en la actualidad.

Pero... la violencia de género no solo es que nos golpeen, que nos griten, que nos amenacen, que nos violen o incluso que nos maten.
La violencia de género es MIEDO.
El miedo es el veneno que paraliza. Es un sentimiento atroz, que te impide, que te anula, que te extingue de tus actos y razón.
No saber, desconocer, la incertidumbre... ¿Cómo llegará a casa?, ¿qué podré hacer o decir sin que se enfaden conmigo?...
Violencia de género es la anulación del sentir, del ser, el decidir, el no poder ser responsable y consecuente con mis decisiones, es NO SER LIBRE.
Violencia de género es tener que mirar tus espaldas, el cerrar puertas y ventanas, no llegar sol@ a casa.
Violencia de género es no pedir auxilio, el callar, el tragar y aparentar que todo está bien.

Hay muchos debates abiertos en relación con este tema de máxima actualidad. Normativas y legislación que regulan la situación social, recursos de protección, e incluso persecución a los casos de violencia de género como una lacra de la sociedad moderna.
La visibilidad hoy por hoy es mucho más notoria, pero la lista de muertes, parece que no dejan de cesar... ¿Entonces?, ¿Se están llevando a cabo las medidas necesarias al respeto?


Continua existiendo un gran vacío importante, y es la PREVENCIÓN, SENSIBILIZACIÓN Y DETECCIÓN.
Los Estados están tomando medidas únicamente de protección y castigo. Y a pesar de que tengamos leyes que regulan una protección integral de la víctima, parece que no están haciendo efectos.
Seguimos viendo jóvenes con patrones de conducta totalmente machistas.
Desde las escuelas hay que trabajar la igualdad, en la calle, en casa. Debemos reelaborar nuestro sistema educativo y de valores. Crear un trabajo en conjunto, tanto de las familias como la escuela, para formar a nuestros hij@s en la igualdad.
Darle a nuestras futuras generaciones valores. Que nuestros menores crezcan con el derecho a la igualdad, con la tolerancia, el respeto, con consciencia crítica para poder decidir, con amor, y sobre todo, para poder ser libres.
Un futuro con una buena educación, será la mejor arma para combatir esta lacra social.




Recuerden Cupider@s que los hombres tienen miedo a las mujeres sin miedo.

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR

Les recuerdo que pueden seguirme a través de
Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido

Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero