LA MIRILLA DE CUPIDO LES DESEA FELIZ NAVIDAD

En estas fechas tan entrañables, llenas de paz, amor, de lucecitas, de consumismo, falsedad, de gastar mucho dinero, de aguantar a la pesada de tu suegra, de comidas en exceso, e incluso de alguna borrachera que otra... LA MIRILLA DE CUPIDO quiere unirse al carro y desearles unas Felices Fiestas. Pero también brindarles algunas palabras de aliento y cariño.



Son unas fiestas entrañables, con momentos para compartir con nuestros seres queridos, llenos de buenos deseos y sentimientos. De dar y recibir amor.
Pero... ¿por qué solo elegimos estas fechas para ser mejores personas? 
Creo que tod@s nos sentimos mejores personas en estas fechas. Días en los que entregamos lo mejor de nosotr@s mism@s, en los que compartimos con nuestros allegados buenos momentos. 
¿Por qué no somos capaces de vivir en ese estado de armonía el resto del año?
Quizás el poner el árbol de Navidad en casa, tenga ese efecto en nosotr@s, o quizás es el azúcar de los turrones. O incluso es el sonido de las campanillas de los villancicos.
¿No sería maravilloso vivir en ese estado de concordia y armonía todo el año? 
Momentos en los que perdonar es mucho más fácil. Reencontrarnos con aquellas personas que nos han fallado... porque total, ¡ES NAVIDAD!


Nos aferramos a nuestros estúpidos micro mundos. Nos ahogamos en nuestros diminutos vasos de agua, sin ser conscientes siquiera, que más allá de todos esos insignificantes problemas hay más mundo.
No somos capaces de mirar a nuestro alrededor y ser conscientes, que se puede ser muy feliz con muy poco. Que se puede vivir en ese estado de felicidad, de una manera más continua, y no solo esperar a colgar los adornos navideños, para ser mejores personas con nosotr@s mism@s, y con los que nos rodean.


Vivimos sin miedo a la muerte, vivimos sin ser conscientes que ella, la muerte, es parte de la vida. Vivimos angustiados por el mañana, por el futuro, con envidias, con recelos, con angustias absurdas. No nos paramos a pensar que en tan solo una décima de segundo, toda nuestras vidas pueden cambiar.
¿Y después qué? ¿Qué pasará si no hay más ocasión para decir a esa persona que la extrañamos? ¿Qué pasa si no nos dan otra oportunidad como nuestro ordenador de "eliminar" esas palabras hirientes a esa persona tan especial? ¿Qué pasará si la vida no nos regala una segunda oportunidad de abrazar a esa persona? ¿Qué pasará si el destino coloca una distancia infinita y eterna entre ustedes? ¿Qué pasará si no hay una próxima Navidad?


Vivan en una eterna Navidad, de buenos sentimientos y emociones, alejados de la rabia, la ira, la envidia... Vivan en una eterna Navidad, disfrutando cada segundo de sus vidas, siendo conscientes que en algún momento puede llegar el revisor y nos baja de este trayecto. ¡Vivan una eterna Navidad!


La Mirilla de Cupido les desea una feliz Navidad cargada de buenos momentos y mejores orgasmos.

Recuerden Cupider@s que la felicidad no es un sentimiento, es una decisión.

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero