EL PERDÓN: LA PÓCIMA MÁS EFICAZ PARA SANAR MENTE Y CUERPO

Perdonar: cuando una persona "olvida" la falta que ha cometido otra persona contra ella o contra otr@s, no guardarle rencor, ni querer castigarle por ella. 
Terapéuticamente hablando, es cambiar las conductas autodestructivas, por otras mucho más beneficiosas a nuestra salud mental y corporal, y formar pensamientos, sentimientos y emociones constructivos para nuestro bienestar.
Esta básica definición es la que nos aporta el diccionario sobre la palabra perdonar. Pero ¿Qué más matices esconden esta palabra tras su significado? ¿Cuáles son los beneficios del perdón? ¿A quién y cuándo debemos perdonar?


Cuando nos sentimos molest@s u ofendid@s con la actitud de alguien hacia nosotr@s, nos genera un dolor inevitable. Es una reacción lógica e ineludible. 
Ese daño, resentimiento o rencor, puede estar actuando como un veneno para nosotr@s mism@s, casi sin darnos cuenta.
Cada vez que revivimos ese RE-Sentimiento, es envenenarnos un poquito más a nosotr@s.

El perdón nos sirve para reparar y mejorar las relaciones interpersonales. Esto no quiere decir que vaya unido a una reconciliación, ya sea en una relación de amistad o de pareja. 
Simplemente desterrar de nuestra vida el rencor y el sentimiento de venganza que a veces abarcamos sin darnos cuenta.

La palabra perdón está idealizada, y en ocasiones la podemos tomar a la ligera. Para perdonar se necesita hacer un ejercicio de compromiso con nosotros mism@s, de libre elección que nos ayudará a liberarnos del odio y el rencor. No necesariamente el perdón va unido a la participación de la otra persona, basta con perdonar nosotr@s ese daño. Descargar toda esa carga emocional que nos afecta, nos duele, nos incomoda y a su vez nos impide avanzar de una manera sana.
Hay algunos factores o actitudes que generan un proceso de resentimiento mucho más doloroso. Como pueden ser:

- Crear una historia de rencor.

- Culpar al otr@ de nuestros sentimientos y emociones.

- Tomar el daño de una manera exagerada y personal.

Por otro lado, y para mí mucho más importante, debido a que nos olvidamos en infinidad de veces, es perdonarnos a nosotr@s mism@s. El perdón personal es una práctica muy necesaria para mantener una armonía, vivir con los pensamientos, sentimientos y actos totalmente afinados.
En ocasiones somos muy críticos, perfeccionistas o exigentes.

El camino hacia el perdón personal conlleva tres fases:





- Aceptación: debemos tener en cuenta que no somos perfect@s, y que errar es humano. 


- Aprendizaje: poseer la capacidad de transformar el propio error en una lección aprendida, forma parte del crecimiento personal.

- Reconciliación: eliminando toda la negatividad que conlleva el sentimiento de culpa, el desasosiego o la mortificación, podemos dejar atrás el pasado, sin ese lastre que nos impide avanzar. Soltar todo ese daño, romper la mochila de malas vibraciones y energías, para avanzar en nuestro camino, únicamente con lo imprescindible. Sin lastres, sin piedras en los zapatos que hacen yagas. Solamente con optimismo y bienestar.





Debemos aprender a no culparnos, a no castigarnos por los errores del pasado, por todo aquello que hicimos o no hicimos, por lo que dijimos o no dijimos. Aprender a ser mucho más tolerantes con nosotr@s mism@s y a perdonar para ser feliz de nuevo.


Recuerden Cupider@s que perdonar no es olvidar, no es justificar, ni minimizar ni reconciliarse. Perdonar es un proceso personal sin esperar nada del otr@. Es un acto que hacemos por nosotr@s para no quedarnos atrapad@s en el pasado. Perdonar es avanzar y no dejar que lo malo del pasado nos afecte en el presente (Bernardo Stamateas).


LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com


4 comentarios:

  1. Es cierto, yo aprendí todo esto hace ya algunos años, y es verdad, que cuando aprendes a perdonar a alguien que en su momento juraste no hacerlo, sientes un gran alivio, como si literalmente te quitaran un peso de encima..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como bien dices, es quitarte un peso de encima... y lo bien que se avanza luego.

      Eliminar
  2. Perdonar y saber olvidar. No vale lo primero sin lo segundo. Y si no te consideras capaz, mejor no perdones.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soltar lastre para poder seguir avanzando. Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero