EL SECRETO DE MI FELICIDAD

Recientemente he descubierto el verdadero significado de la FELICIDAD. Algo tan sumamente sencillo, pero que en ocasiones malgastamos tiempo a complicarlo mucho más de lo que parece.

Imagino que la mayoría de nosotr@s hemos escuchado en más de una ocasión frases del tipo de:

- Ahorra para el día de mañana.
- Cuídate para llegar a viej@
- Búscate un buen porvenir.




Este tipo de frases, son muy comunes entre nuestros progenitores o mayores. Buenos y sabios consejos que nos dan con todo el cariño del mundo. Quizás porque ell@s han tenido que lidiar con otro tipo de dificultades a razón con la época, e incluso, han pasado muchas carencias y necesidades.


Especular con nuestro mañana, es una total pérdida de tiempo. Dedicar horas, días, semanas y meses planificando todo nuestro futuro, es negar nuestro presente. No por este motivo, vamos a dar de lado ciertas cosas, con vistas a un futuro. Es importante tener metas y objetivos, ya que nos aporta una actitud muy positiva. Pero quizás, no angustiarnos y preocuparnos en exceso por el día de mañana.

Tal vez parezca tétrico e incluso retorcido hablar sobre la muerte. Quizás parezcan ideas de una mente macabra y morbosa. Pero nada más lejos de la realidad. La muerte es parte de la vida.
Ser conscientes, que en cualquier momento del viaje, el revisor nos bajará del tren, es una forma de exprimir nuestras vivencias, de saborear cada minuto de nuestra existencia.

El problema no es la muerte en sí. Tod@s nos vamos a morir un día u otro, es algo realmente inevitable. El problema es vivir pensando que somos inmortales, pensando en el mañana. El problema es vivir estando muerto. El mañana no existe, es aquí y ahora.
Hay una frase de Leonardo da Vinci que recoge este pensamiento bastante bien:

- Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, una vida bien usada causa una dulce muerte.

Ya mañana le llamo, otro día lo hago, estoy cansad@, quizás me diga que no, me da vergüenza... son frases que nos decimos continuamente, que nos niegan el presente. ¡Qué más da el que dirán!, ¡qué importa que nos digan que no! Evitemos este tipo de pensamiento derrotista que nos impiden avanzar y disfrutar el día a día.

                  

He aprendido a ser feliz. Ya no guardo ningún vestido para los domingos. Ahora hago que todos mis días sean domingos. Me niego a dejar para mañana los besos y los "te quiero" que puedo dar hoy. 
No quiero que la muerte me sorprenda planeando mi futuro, y que se quede el champan de las visitas guardado en la despensa.

Tener la muerte presente mientras vivimos, creo que es algo necesario y preciso. No se trata de ahogarnos en el pesimismo, en la desgana o en la fatalidad. Simplemente es usar la muerte como una mera herramienta, o incluso trampolín, para exprimir nuestros días con una máxima conciencia de nuestra existencia.

Quiero que el día que me muera, me recuerden con intensidad. Que haya música, flores e incluso globos de colores. Quiero que las lágrimas que derramen mis seres queridos sean de felicidad. Que sepan que me fui siendo feliz, que viví siendo inmensamente feliz. Y el tiempo de paso que estuve por aquí hice en todo momento lo que quería.


Recuerda Cupider@ que la muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos. (Antonio Machado)

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

8 comentarios:

  1. Ante todo el optimismo y vivir el momento que la vida nos da para vivir, es lo único importante que tenemos, no hay nada más que el instante de nuestro tiempo.
    Me gustó leer la reflexión.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. Comparto tu reflexión. Como dirían a aquellos músicos locos: "Sin llaves a las puertas del instante estoy"
    Interesante blog, te visitaré de vez en cuando.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo y me parece mucho más interesante vivir plenamente y dejarse llevar por la intuición que seguir unos consejos que no sirven más que para amargarnos la vida.
    Buena entrada y gracias por darnos los + google.

    ResponderEliminar
  4. Cuanta razón. Total, vida sólo hay una, y si no la aprovechamos bien, quedaremos como bobos con la cuenta repleta de euros que se fundirán los que vengan en pasarlo
    bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de prestado por un tiempo incierto. Muchas gracias por tu fiel opinión.

      Eliminar

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero