¡NO ES SOLO SEXO!

¡No es solo sexo! ¡imposible que solo sea sexo! Impensable que sea algo tan sumamente vacío y frío.
Cuando dos personas mantienen una relación sexual, haya o no algún tipo de compromiso en referencia a fidelidad o exclusividad, y argumentan muy a la ligera, que simplemente y exclusivamente es sexo, es nefasto y degradante.



En el sexo intervienen muchos factores y condicionantes. Mantener una relación sexual conlleva un mínimo de comunicación, una intimidad, un acercamiento...
Aunque sea solo un instante, a pesar de que sea cosa de unas horas, una noche... es un compromiso. Un compromiso de carne, de piel, de emociones, de sentimientos y expresiones. El sexo es una vía o un canal más de exteriorizar nuestro mundo interior, de sacar y expresar nuestras emociones. Estamos abriendo nuestra alma y nuestro cuerpo a otra persona. ¿Qué tan poco vale nuestra intimidad?

En la actualidad se utiliza la expresión "es solo sexo" con una facilidad extraordinariamente superficial. Se huye del compromiso a toda costa. ¿Por qué? ¿Quizás miedos? ¿Inseguridades?, o quizás... ¿No saber mantener a esa persona a nuestro lado? ¿No estar a la altura? e incluso... ¿un miedo atroz al abandono?

Hacemos alusión a nuestra libertad, a nuestro espacio, a no tener tiempo ni ganas de complicarnos la vida y lo llamamos "solo sexo". 
No necesariamente debes tener un vínculo de relación "formal" con esa persona con la que compartes cama. No obligatoriamente hay que hacer planes de boda tras un encuentro carnal. Solamente tener un vínculo de persona a persona, de amistad, de cariño y entendimiento.



Sentir no nos hace débiles, ni peores ni inferiores, quizás todo lo opuesto. Sentir es una de las capacidades del ser humano más bellas y gratificantes. 

Pero la moda es fingir que somos fuertes, independientes y libres. Se lleva ser indiferentes a los sentimientos, ser titanes de la soledad y ajenos al compromiso. 

Es muy cool y moderno alquilar nuestro cuerpo y mente por unas horas, a cambio de un mísero orgasmo. Como si eso, no lo pudiéramos hacer a solas, si realmente es nuestro único fin. 
Si lo que necesitamos únicamente es lograr un orgasmo, es tan fácil como autocomplacernos, sin necesidad de hacer ver o demostrar nada.

Pero nos autoengañamos continuamente. Fingimos ser más alt@s con tacones, más flac@s con fajas o con ropa que nos estilice, más guap@s con maquillaje, más tetonas con wonder bra, más, más y más. Siempre queremos más, tener más y ser más. 

Ser una persona de éxito en la sociedad actual, conlleva a tener y ser más de todo. 
Fingir ser algo diferente a lo que realmente somos, nos autocomplace, nos eleva a una condición de poder y prestigio. Ser números uno, populares y sumar muchos "me gusta" en nuestras vidas. Pero... ¿y luego? Cuando quitamos el filtro de nuestras fotos, nos bajamos de los tacones, borramos todo rastro de maquillaje de nuestro rostro, cuando regresas a casa, abres la puerta y entras en tu hogar... ¿Qué queda?
Pues queda un vacío muy grande, tan grande como el de un sujetador en el suelo, o el de un entre piernas sin amante.

A mí personalmente, me encanta la gente que se malhumora, que grita cuando se enoja, que expresa sus emociones, que se permite estar despeinad@, que se hace una sola foto para inmortalizar ese momento especial y único. Me enamoro de las personas que son genuinas, autenticas y no simples réplicas de un modelo o patrón que la sociedad tiene estipulado como persona de éxito. Lo que los demás esperan que seamos, lo que otros quieren de nosotr@s mism@s, a pesar de que todo eso nos conlleve a una infelicidad absoluta.


Hemos creado una sociedad fría, distante y caótica. Hemos abortado la misión de sentir, de compartir momentos especiales, aclamando al grito de libertad todos nuestros espacios y momentos. 

Aislamos las lágrimas al espacio privado de nuestra casa, reprimiendo sentimientos en cada esquina de nuestra intimidad. Todo esto a cambio de poner un filtro a nuestra mejor sonrisa, cerrar la puerta de casa, y salir al mundo a fingir lo "mejor y más" que somos.




Recuerden Cupider@s que no basta con estar involucrados, hay que estar comprometidos.

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero