¡NO ME GRITES QUE NO TE VEO! LA COMUNICACIÓN EN PAREJA

Consolidar una relación de pareja con unos buenos cimientos, es un trabajo del día a día. Tener éxito en el amor, o en nuestra relación implica una labor constaste y regular, en la que debemos tener en cuenta varios factores.
La base de una buena relación estable y sana es el respeto, los valores, la empatía y sobre todo una buena comunicación.
Comunicarnos no es simplemente hablar, eso meramente es emitir sonidos.
Debemos trabajarnos nuestras habilidades sociales, y habilidades comunicativas. 
No solamente, trasmitiremos un mensaje como emisor, sino que para que la comunicación sea fluida, debemos mantener una escucha activa y empática.



Veamos algunos puntos importantes para fomentar una buena relación de pareja:

1. Comunicación permanente: mantener un contacto fluido y permanente es una herramienta positiva para establecerr una buena comunicación entre ambos miembros. Hacer partícipe a nuestra pareja de nuestro día a día, de lo que nos sucede, lo que nos preocupa, nos inquieta, o simplemente de cómo nos va el día, es una buena clave para potenciar esos canales de comunicación. No necesariamente, debemos sentarnos a hablar, únicamente cuando exista un problema.

2. Escucha activa: No es lo mismo oír qué escuchar. Saber escuchar es incluso mucho más difícil que saber hablar.
En una escucha eficaz, no solo debemos atender a las palabras que el otro nos trasmite. Tenemos que tener la capacidad empática de escuchar las emociones y sentimientos que intenta trasmitirnos con su mensaje.
Debemos captar todos los componentes, no solamente el mensaje, sino también al lenguaje no verbal con que nos llega.

3. Pensar antes de hablar: como se suele decir, es de mala educación hablar... con la cabeza vacía.
Antes de lanzarnos en una discusión, es conveniente que hagamos una valoración interna. Primeramente si merece la pena "discutir" eso. Y a continuación, dar argumentos sólidos que expongan con claridad nuestro posible malestar. 


4. Esfuerzo: lo único que cae del cielo es el agua... y algún meteorito que otro. No podemos esperar que las cosas se solucionen solas. Debemos esforzarnos para cambiar las cosas. Si algo no nos gusta, somos nosotros la mayoría de las veces, los responsables de generar dicho cambio.



5. Las quejas y reproches: muchas veces lanzamos continuos reproches a nuestra pareja. Y en la mayoría de las ocasiones eso conlleva a un partido campo a campo de acusaciones incómodas que no llevaran a nada. Ese comportamiento es negativo y nos aleja las posturas.
Expresar nuestro malestar es necesario y productivo para avanzar en la relación, pero la diferencia son las formas.
Si queremos manifestar ese sentimiento de malestar, lo correcto sería "desde el yo"... - " yo me sentí mal por este hecho", " yo me sentí incómodo cuando...", " yo me sentí desplazad@ porque..."




6. Cuidar los momentos y espacios: a la hora de comunicarnos, es importante que el espacio sea el adecuado, que no exista interferencias, sin presiones, ruidos que nos hagan perder la concentración.

Abordar un problema, implica debatirlo con calma, donde el clima ayude y favorezca el entendimiento.

Debemos valorar el conflicto como parte positiva de cualquier tipo de relación, siempre y cuando las herramientas y las formas de resolución del mismo sean las correctas.

El conflicto bien gestionado, nos hace crecer como personas, madurar y avanzar hacia un viaje juntos. 
La ausencia de conflicto jamás será sinónimo de una buena relación. En cambio, resolver los conflictos y aprender a negociar en pareja de una manera eficaz, nos ayudará a fortalecer nuestro vínculo.





Recuerden Cupider@s que sin confianza ni comunicación, no hay una relación, solo dos personas pasando tiempo juntas.


LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero