¡PAPÁ TIENE UNA NUEVA NOVIA!

¿Cómo enfrentarse a una ruptura con hij@s? ¿Cómo saber si mis decisiones como padre/madre son las correctas? ¿Empezar una nueva vida será perjudicial para mis hij@s? ¿De qué manera puedo ser feliz siendo buen padre/madre?



Cuando nos enfrentamos a una separación, es un momento de bastante incertidumbre, de dudas, de miedos. Pero cuando en la relación hay hij@s de por medio, el sentimiento de padre/madre hace aflorar muchas más incógnitas. Tomar las decisiones oportunas y correctas para el bienestar de los menores, es un tema bastante delicado.



Algunas orientaciones para enfrentarse a dicha situación:

1. Tras una separación, divorcio o ruptura, hay muchas emociones revueltas en todo el núcleo familiar. Sentimientos, comportamientos, pensamientos, emociones que quizás impidan ver las cosas con total claridad. Darse tiempo para reflexionar por separado y exponer las ideas en pareja, es una práctica que favorecerá al entendimiento. Y en el caso necesario, si no se resuelve de una manera adecuada en el beneficio de los menores, se puede acudir a especialistas como terapeutas, revisar el convenio regulador, mediadores familiares...

2. Si se toma la decisión de separarse, evidentemente, es que la relación de pareja es que funcione mal, se haya perdido la magia, el amor... Esto significa, que se SEPAREN como pareja, pero por separado, cada uno de los progenitores sigue teniendo los mismos derechos y obligaciones como padres.

3. El papel de padre/madre, tanto esté en el mismo núcleo familiar, como por separado, es proteger a l@s hij@s, educarlos y aportarles todo el afecto y amor que l@s hij@s necesitan. En la medida de lo posible, aportar una normalidad, pero dejándoles claro que las rutinas y la forma de vida pasará a ser diferente. No confundir a l@s hij@s es una tarea que en muchas ocasiones es difícil de llevar, cuando se quiere hacer sufrir lo menos posible a los menores. Se les debe explicar a l@s hij@s la separación, de una manera que esté acorde con su edad, para evitar daños mayores y confusiones. Pero mostrándoles el apoyo necesario, y que a pesar de esa nueva situación familiar, ell@s seguirán estando a su lado.

4. Las guerras innecesarias, hablar mal del otro progenitor, usar a los menores como moneda de cambio de diversos chantajes, son "estrategias" crueles y muy dañinas para l@s niñ@s.

5. Los menores de tres años, verán la situación de una manera más conflictiva, ya que no entenderán ese trance, ese cambio de situación.
Entre los tres y los siete años, ya pueden entender la separación con algo más de normalidad, ya tienen la capacidad de diferenciar las situaciones, aunque se deberá estar atentos a las señales y a los reclamos.
Desde la preadolescencia a la adolescencia la forma de expresar los menores su dolor, van más por conductas de enfado, irritabilidad...

6. Pasado un tiempo, es totalmente normal que ambos miembros de la familia continúen su nueva vida, rehagan su vida amorosa y emprendan nuevos caminos en relación con una vida de pareja. 
Este acto es un punto de conflicto para los dos miembros de la EXpareja y para l@s hij@s.
Afrontar con normalidad esta nueva situación familiar, dependerá de haber hecho todo lo anterior correctamente. Dependerá si se les ha dejado a l@s hij@s bien definido la nueva situación y la nueva estructura familiar.

Actualmente existen muchas familias ensamblada, fruto del agregado de dos familias, y cada vez algo más común. 
No es nada recomendable, que los menores convivan cada dos meses con una nueva pareja de mamá y de papá. Esta dinámica podría confundir la estabilidad de l@s niñ@s. Pero ambos progenitores merecerán rehacer sus vidas.
Los padres y madres deberán avanzar en su vida personal. Este hecho, no debe influir en la crianza de l@s hij@s, no debe restar el amor y las responsabilidades hacia ell@s.
Los padres y madres deberán ser felices, ya que es el mejor regalo que se le puede dar a l@s hij@s. Un padre o madre feliz, podrá dar mucho más amor y de más calidad a sus hij@s. Ya que la vida se trata de eso, de amar.

7. A la hora de tomar las decisiones personales, la mayoría de los padres y madres, intentaran tomar las decisiones que mejor CREEMOS que le beneficiaran a nuestr@s hij@s. Pero nunca sabremos con exactitud, que decisión es la más idónea. Que acto es el que menos daño ocasionará. Lo único que si es cierto, es que un hij@ sabrá valorar la felicidad de un progenitor, y poder ver a un padre o madre feliz, a pesar del daño inevitable de una separación, a largo plazo será la decisión correcta. 
A mí personalmente, no me hubiera gustado vivir en un entorno familiar donde mis padres no se quieran, discutan, se enfrenten, o simplemente...NO VIVAN.


Cupider@, sea cual sea tu situación sentimental, separad@, en pareja, viud@, divorciad@, solter@... sean felices. Lo único urgente es VIVIR.




Recuerda Cupider@ que es más fácil construir niñ@s fuertes que reparar adultos rotos.

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido

Gmail: lamirilladecupido@gmail.com
 om

9 comentarios:

  1. Es dificil tratar este tipo de situaciones, no me imagino como la llevaria yo, y espero que noe toque vivir esto. Quienes pasan por ello se les hace una pequeña guerra por la cuatioda de los pekes, y ver su futuro se ve opacado por el egoismo de los padres. Si es dificil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil siempre será. Nadie dijo que fuera fácil.

      Eliminar
  2. No lo veo como tema controversia, pero sin duda lo es en la vida real, mas cuando ningún padre tiene el derecho de quedarse con el peke. Es horrible ver como los hijos son los únicos que sufren en la mayoría de los divorcios, son pocos los que conozco que terminan en muy buenos términos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos "los adultos" los encargados de la crianza y educación de los menores. Un modelo a seguir, y unos valores a trasmitir. De nosotr@s dependerá la buena o mala educación de nuestros hij@s.

      Eliminar
  3. Lamentablemente yo me vi en muchos de esos puntos negativos que describes luego que mis padres se separaron, ahora ya las cosas se han estabilizado un poco pero igual me afecta en mi vida de adulta. Pero estas experiencias son las que forman nuestro caracter e intento verlo como algo positivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ignoro si has dicho algo de esto en vuestro sitio, pero como mínimo la curiosidad me invade con una simple y sencilla pregunta difícil de responder para muchas ¿Que edad tienes? O.O?
      Después os entrego mi admiración por lo mucho que has dicho en tan poco, uno jamas sabe que historia hay detrás de un Avatar. Saludos y un gran abrazo!

      Eliminar
    2. Buenas tardes Helena. Me resulta curiosa tu pregunta, pero divertida a la vez.
      Tengo 34 primaveras. Y te aseguro que cargaditas de miles de vivencias, muchas de ellas positivas, otras no tanto, pero te aseguro que todas son lecciones de vida.
      Por otro lado, quizás sea interesante comentarte mi formación, a la que le debo la otra mitad de mis conocimientos; educadora infantil, educadora social, experto en prevención y tratamiento en drogodependencias, máster en sexología y terapia de parejas, psicoterapia emocional.
      Si unimos la formación con la experiencia vital y laboral, hace un cóctel bastante enriquecedor.
      Espero que tu pregunta esté respondida ;).
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Me alegra leer que has tenido la capacidad y la fortaleza de convertir un hecho negativo, en una vivencia y experiencia positiva.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra leer que has tenido la capacidad y la fortaleza de convertir un hecho negativo, en una vivencia y experiencia positiva.

    ResponderEliminar

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero