¡YO NO NECESITO AMOR!


¿Qué hay de malo en enamorarse? ¿Qué problema existe con ser emocional? ¿Por qué nos avergonzamos de sentir ciertos sentimientos? ¿Por qué nos avergonzamos de ser sensibles?



¡Uuuuyyy que miedo, el amor duele!
¡Pues no! El amor no duele, lo que duele es el desamor, el engaño, la traición, la mentira... Si esto es así, ¿por qué continuamente escuchamos que tenemos miedo a enamorarnos? Es absurdo e incongruente, ¿no creen?
Huir del amor, es tan absurdo cómo huir de la muerte. Tarde o temprano ambos nos alcanzaran, y tendremos que encontrarnos con ellos. No podemos escondernos eternamente de ninguno de los dos, en cualquier momento o lugar nos encontraran.

El amor es uno de los sentimientos más bellos, por no decir el más bonito. Es el sentimiento más puro y gratificante que el ser humano puede sentir. Pero realmente, no entiendo que extraña moda estamos llevando a cabo. Parece que es de seres inferiores y débiles, sentir o demostrar amor.

Hace unos meses escribí sobre este tema Pincha aquí ( ¡No es solo sexo!). En el cual, expresaba la misma idea que en este post. Quizás, vuelva a tocar este tema, porque creo que es algo que cada día es más frecuentemente y preocupante.

El amor es cursi, es de floj@s, de "nenazas" o de perdedores. Estamos viviendo el boom de la frialdad, dónde es mucho mejor aparentar ser, que ser.


Nos dedicamos a pensar más que sentir. Algo tan descabellado cómo PENSAR los SENTIMIENTOS, y a demostrar que no los tenemos, o que no los sentimos. Y para eso, tenemos que inventarnos nuevas "palabrotas" como... "follamigos", "amigovios" o "amigos con derecho". ¿Derecho a qué? ¿Derecho a meterme en tu cama sin emoción ni sentimientos? ¿Derecho a utilizarnos? ¿Derecho a prohibirnos sentir más allá de lo carnal? ¿Derecho a no ilusionarnos? ¿Derecho a delimitar hasta dónde puedo sentir?

Continuamente escuchamos frases como: "nos estamos conociendo", " no somos nada", "no es nada serio!, "somos solo amig@s". Frases que nos alejen de todo sentimiento posible. Frases que nos distancien emocionalmente del compromiso o una relación. ¿Por qué?... pues porque somos lo más, somos cool, guay, modernos, independientes y fríos, y molamos tanto que no necesitamos a nadie.
Vamos con la bandera la libertad emocional por delante, haciendo apología a nuestro espacio vital, a nuestra independencia. No queremos complicarnos la vida, no queremos que nadie se entrometa en nuestras cosas, no queremos dar explicaciones, no queremos cambios... pero realmente, ¿qué se esconde tras esas frases? ¿Quizás, miedo a desnudar nuestra alma frente al otr@? ¿Miedo a no tener nada más interesante que ofrecer que nuestro cuerpo? 

Hay personas que son auténticos vampiros de las emociones fuertes. Personas que sienten el subidón de adrenalina a la hora de conocer a alguien nuevo, introduciéndolos en su vida y experimentando emociones nuevas. Pero llega un punto que marca la diferencia. Es la bifurcación dónde, o se empieza un camino juntos, o bien se separan ambos. Aquí está el gran dilema. Ahí comienza "lo dificil" para estos vampiros, ya que es el momento de demostrar, de desnudar no solo el cuerpo, sino también el alma. Y aquí es dónde la adrenalina pasa a ser miedo. Miedo al rechazo, miedo a no tener nada más que dar, miedo a no ser nada interesante, miedo a estar vacío, y sobre todo, miedo a que otra persona vea tu interior real.

Salir a cenar, ir al cine, ir de viaje, ir a bailar con tus mejores galas, con tu mejor sonrisa es muy divertido y estimulante. Pero no lo va a ser, cuando tengas que demostrar tu mal humor al despertar, tus enfados tontos, tus manías absurdas. Y aquí en ese punto, abandonamos y huimos de la relación. Pero volveremos a buscar otra nueva relación que nos aporte esa adrenalina, de la que podemos llegar a ser adictos. Adictos a empezar relaciones nuevas pero vacías. Esto se transforma en un síndrome adictivo o dependencia emocional autodestructiva, donde la gran mayoría de las veces la raíz del problema está en la infancia.


Cupider@s no sé si yo me he vuelto loca, o el mundo se volvió loco, pero yo no me adapto a este mundo, dónde el odio y la ira se gritan, y el amor se susurra.






Cupider@ no seas de es@s que buscan, encuentran y luego huyen con miedo. 

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

2 comentarios:

  1. HOLA!
    Estoy totalmente de acuerdo , quizas podria ser que se suela decir que solo "somos amigos " o " nos estamos conociendo" porque se prefiere ser cuidadoso con los pasos que uno da pero si estas enamorado o enamorada y sientes y lo sentís creo que no hay ningun mal en demostrar ese sentimiento de hecho creo que es eso lo que nos caracteriza. Los sentimientos. frecuentemente veo en twitter mucha gente que apoya las frases de desamor y del estilo, como si después de esa fase ... digamosle de luto , no fueran a encontrar a alguien que realmente nos haga sentir.( obviamente ese dia llegará) y otra cosa los tan conocidos " follamigos " a veces no encuentran otra mejor manera de acercarse a la otra persona y esa pueda ser un primer acercamiento que puede acabar en relación, tan mal no lo veo pero es verdad que nos estamos desensibilizando. Gran articulo y muy bien argumentado. Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Keren. Estoy totalmente de acuerdo con tus argumentos.
      Creo que es muy cierto que cuando hablamos de sentimientos hay que ser cautos, pero me preocupa desde dónde nace esa cautela, ¿Es para no equivocarnos? ¿Para protegernos? o ¿tan solo es para que el otro no piense que nos estamos enamorando? creo que ahí es dónde nace la diferencia.
      Por otro lado, las diferentes fases de duelo a la hora de terminar una relación, son totalmente necesarias. En caso contrario, no sería nada sano comenzar una nueva relación. Hay personas que enlazan una relación con otra. A esto lo llamo yo el síndrome de tarzán: agarran una liana sin soltar otra.
      Muchas gracias por tu comentario guapa.

      Eliminar

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero