¿TIENES MIEDO A VIVIR?

¿Cuántas veces has dejado de hacer aquello que deseas o quieres? ¿Cuántas veces el miedo se ha apoderado de ti paralizando cada acción hacia tus metas o sueños? ¿Cuántas veces te has sentido con la necesidad de avanzar en otra dirección pero tus pies se mantienen inmóvil por el que dirán, que pensaran o simplemente por miedo al cambio?



El miedo no es más que un mecanismo de defensa para ponernos en sobre aviso, en situación o en alerta ante cualquier peligro.
¿Te imaginas vivir sin miedo? ¿Sin esa sensación de alerta? ¿Viviendo a lo loco? Vivir sin ataduras, sin cadenas, sin comeduras de tarro. Vivir sin angustias, sin frenos, sin límites. ¿Te imaginas vivir sin un ápice de amarre, de control?

Suena interesante e incluso estimulante. Pero realmente el miedo es necesario. Es un freno que nos advierte de los posibles peligros ante una situación.

El problema se crea cuando ese miedo nos paraliza e inmoviliza. Cuando el miedo no nos deja actuar, sentir o vivir. Es un problema cuando deja de ser una señal de alarma y pasa a ser una cadena que nos esclaviza.

Piensa por un segundo si la vida que tienes ahora mismo, es realmente la que te gustaría tener. Si estás donde te gustaría. Valora el motivo por el cual no alcanzas tus metas, tus sueños. Analiza cuál es el miedo que te amarra a esa infelicidad.

¿Miedo a sufrir? ¿Miedo a pasarlo mal? ¿Miedo a que no salga bien? ¿Miedo al que dirán? ¿Miedo a que te juzguen? ¿Miedo a qué? ¿A vivir? ¿A ser feliz? ¿A logar tus sueños?
¿Alguna vez has escuchado a alguien que le guste pasarlo mal? ¿Que le guste sufrir? Evidentemente a nadie nos gusta. Pero eso no es motivo para arriesgarnos, para lanzarnos a por nuestros sueños. Evidentemente nos caeremos miles de millones de veces, y seguramente sufriremos, pero... es que no hay otra. Quietos dentro de nuestra burbuja o zona de confort estaremos a salvo, pero INFELICES.

Siente miedo, siente esa adrenalina que recorre cada milímetro de tu cuerpo. Pero si hay que hacerlo, hazlo con miedo. No te ancles a tu zona de confort. Lucha por tus metas. No te aferres a los seguro, porque hay un mundo increíble ahí fuera por descubrir. Hay un amplio abanico de colores por ver y experimentar.

Busca tus sueños. Indaga los pasos que te guíen hacia lo que quieres y lucha por ellos. Seguramente no será nada fácil. Probablemente sudes, llores, dudes, sufras y tengas que sacrificar muchas otras cosas, pero obtendrás tu recompensa.

No vivas a medias que aquí estamos de paso y no sabemos el tiempo que nos queda. Centra todo tu esfuerzo con optimismo y guía tu camino sin barreras que te impidan alcanzar tus sueños. 




Recuerda Cupidero que los sueños mueren en un lugar llamado miedo.



LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

2 comentarios:

  1. Hola Nass,
    acertada y muy buena reflexión (como siempre). Sigue así, me encanta leerte.
    Por cierto, hablando de sueño, ¿para cuándo tu consulta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lelo.
      La consulta ya está disponible. Un saludo.

      Eliminar

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero