¡TE LO MERECES!

¡Sí, joder! ¡Te lo mereces!

Te mereces que te quieran en plenitud, sin mitades, sin espacios ni tiempos. Te mereces que te agarren de la mano sin miedos, sin prejuicios, sin esperas. Te mereces que peleen por ti y luchen por lo vuestro.




Te mereces un amor completo. Un amor no compartido, sin divisiones, sin fisuras, sin ausencias.

Te mereces alguien que no dude de ti. Que no dude de sus sentimientos. Que te tome la mano y decida aventurarse con todas las consecuencias. Salga bien o mal. Eso no importa. Quien no arriesga no gana.

No te conformes con menos. No te conformes con las sobras, con el miedo, con las inseguridades, con las dudas. No te conformes con las indecisiones. No te conformes con el sufrimiento y egoísmo de ese amor.

No te conformes con las migajas de tiempo, de cariño, de afecto. No te conformes con poco. No te conformes con el agotamiento de perseguir ese amor que no te vale, que no te llena, que no te complace, que no te aporta, que no te suma. No te conformes con ese amor que no te hace feliz por completo, sino a ratos.

Te mereces todo. Te mereces ser el todo de alguien. Te mereces una historia de amor plena, de pasión, de intensidad, de unidad. Una historia con los pros y los contras.

Te mereces un amor sin límites, sin fronteras, sin excusas. Te mereces ser feliz.

El amor es para compartirlo, brindarlo, entregarlo, donarlo. Y si esa persona no lo hace, no te detengas. Apresúrate sin girarte a esperar. No va a cambiar, no te conviene. Coge tus heridas, tu sufrimiento y toma vuelo. 

¡Te va a joder! Y te joderá mucho, te lo prometo. 
Ya esto no es cuestión de orgullo. ¡Que se joda el orgullo! Esto es cuestión de amor propio, de tiempo, de ansias por encontrar todo lo que te mereces. Es cuestión de valorarte, de amarte a ti por encima de todas las cosas. Esto es cuestión de permitirte ser feliz con más y no con menos.

No permitas que el egoísmo de esa persona no te deje avanzar. Que te reste horas de felicidad. No permitas te aten a la esclavitud de un amor fraccionado y doloroso. No permitas un amor vacío que no te llevará a nada.
No mires atrás, no esperes más. Te mereces más, mucho más. Te mereces que te amen en plenitud, sin quejas, sin excusas.

Sigue tu camino. Levanta la vista al frente, no te demores y avanza. No te estanques, camina hacia adelante porque te espera alguien que te amará al completo, sin egoísmo y sin miedos, sin pretextos, sin rodeos, sin disculpas. Alguien que te amará con el único alegato y argumento que aceptarte tal y como eres, con todas las consecuencias. Te mereces un amor puro, atestado de complicidad, de muestras de afecto, de implicación, de motivación y dedicación.

¡Te mereces más, joder! ¡Te lo mereces!


¡O todo o nada, nada a medias!


Recuerda Cupidero lo que dijo Frida Kahlo: "No quiero un amor a medias, rasgado, partido por la mitad. He luchado y sufrido tanto, que me merezco algo entero, intenso, indestructible".





LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero