¡A GRANDES MALES, BUENOS SON LOS EMPOTRADORES!

¿El empotrador nace o se hace?

Un empotrador da exactamente igual que sea rubio o moreno. Alto o bajo. Con tatuajes o sin ellos. Con gafas o sin ellas. Lo que realmente hace a un empotrador es su ACTITUD, ni más ni menos.

               




Cuando intentamos buscar una definición para un empotrador, es muy difícil encontrar una descripción exacta. En la mayoría de los casos, no va directamente relacionado con un físico, si no de una actitud. 
No suelen desprender una belleza exuberante, ni un físico llamativo. No van por ahí los tiros. Un empotrador, digamos que no tiene una definición clara, pero sí unas cualidades que definen sus comportamientos como tal.

Si eres mujer sabrás perfectamente de lo que estoy hablando. Tendrás ahora mismo la imagen de esa persona que tu entiendes por empotrador. Te viene a la cabeza esa sensación que casi te quita el hipo y te deja sin aliento cuando te topas con él.

El empotrador es ese macho alfa dominante. Es ese hombre con un carisma y atractivo singular, más allá de los estereotipos y canones de belleza asignados en la sociedad actual. Es un hombre seguro de sí mismo y poderoso. 
Es un hombre que cuida su galantería sin rozar lo pedante. Que sabe conquistar sin ser baboso. Como dice mi veterano abuelo, es un señor que irradia fuego por los ojos (a pesar que el significado que él le da, es muy diferente al tema que nos concierne hoy).
Un empotrador se le ve en la cara, en sus gestos y en sus andares. ¡Ojo no confundir con chulería! son conceptos muy diferentes, e incluso para mi gusto contra puestos.

Tú miras a un empotrador y lo sabes. Sabes que será un amante perfecto en la cama. Con solo ver como se desenvuelve, como te mira, como gesticula, e incluso por su olor, tienes claro que será de esos que los amaneceres serán sumamente divertidos, diferentes y apasionados.

Por su condición de machos alfas dominantes, llevan la pasión en su carta genética sin apenas esfuerzo ni lecciones. Es un jodido don que les nace. No se tienen que esforzar para ser buenos amantes. No necesitan ni trampa ni cartón. No hacen trucos de magias ni papeles sobre actuados. Son empotradores por naturaleza DIVINA ❤❤❤.

Un empotrador te va a dejar sin aire, sin saliva y con temblores en las piernas incluso tras varios días. Te sudará la nuca, el cuero cabelludo, las manos... y desprenderás feromonas a presión por cualquier poro de tu piel. Tendrás palpitaciones y tu ritmo cardíaco se verá gravemente afectado. 
Si te topas con alguno de ellos, te darás cuenta de que la adrenalina será tu nueva droga. Pero ya saben lo que dice el refrán..."sarna con gusto no pica".

Si tienes la suerte de toparte con uno de ellos, lo sabrás en cuestión de décimas de segundos. Su seguridad será muy difícil de evadir y comprobarás que no tendrás escapatoria. Que te embaucará con sus armas y no tendrás más remedio que rendirte a sus encantos.


Recuerda Cupidero que cuando la persona es la adecuada, todos los puntos son G.





LES QUIERO CON MUCHO HUMOR


Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+ / Instagram: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

2 comentarios:

  1. Me segue, que eu sigo de volta!

    https://plus.google.com/+NinTudo

    ResponderEliminar

Compartir

La Mirilla De Cupido © Nass Marrero