TU INFIERNO ES MI HOGAR (RELATO ERÓTICO)

Por más muros que pusieran entre ellos, por más distancias o fronteras que se impusieran entre ambos era imposible alejar sus almas.
Su cuerpo. Su cuerpo era el refugio de todos los males. Su compañía era su única pócima para mitigar el dolor del alma.




Raquel corría a sus brazos de manera instintiva, de forma casi mecánica a pesar de que cada día se proponía empezar un nuevo despertar alejada de aquella adicción. De una manera irrevocable se sentía invadida por los recuerdos, por los anhelos de aquella furia pasional.
Un instinto primitivo desbordaba su razón con la presencia de unas únicas huellas en su piel. Todo lo demás quedaba imperceptible a su alrededor.

Una noche más se habían buscado, como siempre. Una noche más a la que sumar grandes momentos enredados entre las sábanas de lo inexplicable.

Las yemas de los dedos ardían. Fuego portaban aquellas manos recorriendo cada rincón del otro cuerpo. Aún sus cuerpos vestían telas que aún así no impedían sentir el calor del deseo. Sus manos acariciaban atrapadas entre el algodón y el apetito.

Por más que quisieran detener el reloj, era un pulso perdido. El tictac del reloj avanzaba a la par de sus besos. 
Sin previo aviso el vestido de Raquel cayó al suelo, dejando a la vista la lencería negra que había escogido para la ocasión. Los ojos de Fernando emanaban lujuria al contemplarla a contra luz de las velas del salón.

Las manos de Fernando acudían al calor que brotaba del interior de los muslos de Raquel. Acariciaba la suavidad de la zona buscando el calor. Recorría con sus manos una y otra vez la zona para adentrarse por debajo de sus bragas. Justo en ese mismo momento, Raquel expiró un pequeño suspiro. Ansiaba ese momento dulce e inquietante. Cada vez sentía a Fernando más suyo y menos lejos. Mas cerca y más adentro.

La espalda de Raquel se arqueó al sentir los dedos de Fernando rozar con mucha suavidad su clítoris. Esa sensación que la erizaba por completo. Que le proporcionaba esos escalofríos que solo él podía darle.

Ella necesitaba descubrir al completo toda su desnudez. Ansiaba que sus cuerpos rozaran piel con piel, así que terminó de despojarse de la poca ropa que tenía y continuó desvistiendo a Fernando.
Ya con sus cuerpos desnudos, lo abrazó con tanta fuerza que salió de lo más profundo de su alma un último hilo de aliento de añoranza. Ya todo el anhelo había acabado. Ya estaban allí los dos, cuerpo a cuerpo, piel contra piel.

Raquel sabía que aquella sensación de plenitud era su propia condena. Que aquella atracción animal por los brazos de Fernando, era su cárcel, su infierno. Pero bendito infierno. Era el infierno que la calmaba. Era esa calma que la aceleraba y perturbaba sus sentidos.

Las manos de Fernando ya no solo jugaban en su entre piernas, ahora recorrían todo su cuerpo. Hacía círculos alrededor de los pezones buscando darle mucho más placer a Raquel. Él conocía con exactitud cada milímetro del cuerpo de Raquel. Sabía a la perfección el mapa de sensaciones y de zonas erógenas con total rigurosidad.

Se colocó encima de la joven para poder mirarle fijamente a los ojos. Para no perder ni un solo detalle de su frenesí. Lentamente se introdujo en ella. Muy suavemente, casi como una tortura invadió todo su ser. La respiración entrecortada de ambos ensordecía el espacio. Las gotas de sudor comenzaban a deslizarse lentamente por los poros de la piel caldeando mucho más el ambiente.
Fernando enredó sus brazos alrededor del cuello de Raquel para poder atraerla con más intensidad hacia él. Para poder sentirla con muchas más ansias. La agarró bien fuerte contra su pecho, uniendo la pelvis y caderas de ambos en una unión que rozaba el martirio.
Fernando continuaba besándola de una forma deliciosa, sin perder de vista su intensa y extenuante mirada. Raquel respondía sus besos de manera entrecortada entre gemidos. Los jadeos se intensificaban a razón del ritmo. Las caderas bailaban con exaltación y potencia.
Sin previo aviso sus cuerpos comenzaron a estremecerse. Sus respiraciones casi sin aliento se quebraban en un exaltado orgasmo que retumbó en toda la habitación en el silencio de la noche.

Casi de manera inmediata sus cuerpos exhaustos descansaban uno sobre el otro. Impregnándose del sudor y olor del otro. 

Y así, una vez más, una de tantas, aquel infierno se volvió a convertir en su refugio, en su casa. En el hogar donde siempre sabían que podrían volver en busca de la calma.


Recuerda Cupidero que el erotismo, al fin y al cabo es menos perverso que la hipocresía.






LES QUIERO CON MUCHO HUMOR

Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido
Twitter: @mirilladecupido
Gmail: lamirilladecupido@gmail.com

Comentarios

  1. Nada mejor que uno de tus relatos para la mañana de un domingo. Me encantó. Saludos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

POLÍTICA DE PRIVACIDAD



El presente Política de Privacidad establece los términos en que LA MIRILLA DE CUPIDO usa y protege la información que es proporcionada por sus usuarios al momento de utilizar su sitio web. Esta compañía está comprometida con la seguridad de los datos de sus usuarios. Cuando le pedimos llenar los campos de información personal con la cual usted pueda ser identificado, lo hacemos asegurando que sólo se empleará de acuerdo con los términos de este documento. Sin embargo esta Política de Privacidad puede cambiar con el tiempo o ser actualizada por lo que le recomendamos y enfatizamos revisar continuamente esta página para asegurarse que está de acuerdo con dichos cambios.

Información que es recogida

Nuestro sitio web podrá recoger información personal por ejemplo: Nombre, información de contacto como su dirección de correo electrónica e información demográfica. Así mismo cuando sea necesario podrá ser requerida información específica para procesar algún pedido o realizar una entrega o facturación.

Uso de la información recogida

Nuestro sitio web emplea la información con el fin de proporcionar el mejor servicio posible, particularmente para mantener un registro de usuarios, de pedidos en caso que aplique, y mejorar nuestros productos y servicios. Es posible que sean enviados correos electrónicos periódicamente a través de nuestro sitio con ofertas especiales, nuevos productos y otra información publicitaria que consideremos relevante para usted o que pueda brindarle algún beneficio, estos correos electrónicos serán enviados a la dirección que usted proporcione y podrán ser cancelados en cualquier momento.

LA MIRILLA DE CUPIDO está altamente comprometido para cumplir con el compromiso de mantener su información segura. Usamos los sistemas más avanzados y los actualizamos constantemente para asegurarnos que no exista ningún acceso no autorizado.

Cookies

Una cookie se refiere a un fichero que es enviado con la finalidad de solicitar permiso para almacenarse en su ordenador, al aceptar dicho fichero se crea y la cookie sirve entonces para tener información respecto al tráfico web, y también facilita las futuras visitas a una web recurrente. Otra función que tienen las cookies es que con ellas las web pueden reconocerte individualmente y por tanto brindarte el mejor servicio personalizado de su web.

Nuestro sitio web emplea las cookies para poder identificar las páginas que son visitadas y su frecuencia. Esta información es empleada únicamente para análisis estadístico y después la información se elimina de forma permanente. Usted puede eliminar las cookies en cualquier momento desde su ordenador. Sin embargo las cookies ayudan a proporcionar un mejor servicio de los sitios web, estás no dan acceso a información de su ordenador ni de usted, a menos de que usted así lo quiera y la proporcione directamente, visitas a una web . Usted puede aceptar o negar el uso de cookies, sin embargo la mayoría de navegadores aceptan cookies automáticamente pues sirve para tener un mejor servicio web. También usted puede cambiar la configuración de su ordenador para declinar las cookies. Si se declinan es posible que no pueda utilizar algunos de nuestros servicios.

Enlaces a Terceros

Este sitio web pudiera contener en laces a otros sitios que pudieran ser de su interés. Una vez que usted de clic en estos enlaces y abandone nuestra página, ya no tenemos control sobre al sitio al que es redirigido y por lo tanto no somos responsables de los términos o privacidad ni de la protección de sus datos en esos otros sitios terceros. Dichos sitios están sujetos a sus propias políticas de privacidad por lo cual es recomendable que los consulte para confirmar que usted está de acuerdo con estas.

Control de su información personal

En cualquier momento usted puede restringir la recopilación o el uso de la información personal que es proporcionada a nuestro sitio web. Cada vez que se le solicite rellenar un formulario, como el de alta de usuario, puede marcar o desmarcar la opción de recibir información por correo electrónico. En caso de que haya marcado la opción de recibir nuestro boletín o publicidad usted puede cancelarla en cualquier momento.

Esta compañía no venderá, cederá ni distribuirá la información personal que es recopilada sin su consentimiento, salvo que sea requerido por un juez con un orden judicial.

LA MIRILLA DE CUPIDO Se reserva el derecho de cambiar los términos de la presente Política de Privacidad en cualquier momento.

Entradas populares de este blog

JUEGOS SEXUALES PARA PAREJAS

¿ERES CONSUMISTA EMOCIONAL?